¿POR QUÉ MURIÓ?

¿Por qué murió?

preguntó la voz del vecindario;

No estaba enferma

ni necesitada,

nomás un poco loca.

Quizá berreaba por las noches

y se oían sus pasos tratando

de alcanzar amaneceres.

También a veces

se sentaba a mirar el horizonte

se le perdían los ojos

y emanaba suspiros verdosos

de quebrantos.

En el invierno

congelaba recuerdos

amores desgraciados

y cientos de caricias

no cumplidas.

Tenía litros de lágrimas saladas

colgados en el techo

en el vestíbulo

en la rama del pino

en la oreja del perro

y a veces en el alma.

Hablaba a solas

de una ausencia eterna,

y parecía perdida

a pesar de tener dos brújulas

doradas.

Desesperada siempre,

buscaba palabras extraviadas

se trepaba en las nubes

en las hojas secas

y en la voz del loro

que dejó de hablarle.

¿De qué murió?

insistió la voz del vecindario.

Murió de soledad

Sally Ochoa*Sally Ochoa. Licenciada en Filosofía y maestra en Periodismo (Facultad de Filosofía y Letras de la UACH). Su carrera de periodista la inició como reportera de tv en el 2001, actualmente trabaja en El Diario de Chihuahua en investigaciones especiales. Ha publicado dos libros de cuentos y forma parte de varias antologías de poemas.

respondió el eco de su risa.