Chabelo, “sicario” de los alimentos chatarra

Las denuncias públicas cibernéticas están a la orden del día, pero se enmarcan en un juego de ironías e hirientes perversidades.

Blas Alejo Buendía/Análisis a fondo*

Tras que la organización Alianza por la Salud Alimentaria presentara en un acto singular, la metafórica captura de los “capos de la chatarra”, un potencial de consumidores acusa al cómico y “amigo de todos los niños”, Chabelo, de configurarse como el “sicario” principal de toda esa “banda” que ha actuado en complicidad por cerca de medio siglo. “Se le ve cada domingo de las 7 a 10 horas, en flagrancia, hay pruebas”, sentencian.

Miles de internautas han inundado la red, que a pesar de esconderse en el mundo de la fantasía y la cobardía, presentan un sinfín de comentarios ocurrentes y de verdaderas prevenciones, sumándose el sentido altruista en defensa de la salud de la niñez y la juventud mexicanas.

Si bien las ingeniosidades tienen también un sentido de seriedad, a pesar de ello, revelan los centros de operaciones de más “capos” de alimentos basura, que vienen operando desde hace lustros y decenios con toda impunidad, generando la muerte de millones de mexicanos, y cuyas “células del crimen de la chatarra” han enfermado de diabetes por generaciones condenadas al sufrimiento.

Las células se hallan en infinidad de tiendas Oxxo y de autoservicio como Walmart, Comercial Mexicana, Waldo’s, y en los changarros (foxianos) pueblerinos, entre muchas otras, que a la luz de las circunstancias y frecuentes evidencias, se convierten en potenciales cómplices de los delitos de lesa humanidad contra la salud.

La detención de los “capos del cártel de la Chatarra”, que más bien es un sketch donde participó el colectivo artístico Puño de Tierra a través de la Alianza por la Salud Alimentaria, se presentaron algunos de los “capos” más importantes.

Desfilaron ante las cámaras y micrófonos de la prensa mexicana e internacional, los primeros cuatro “capos criminales” de la salud en contra de los mexicanos. Se trata de Toño (a) El Tigre, Ronald McDonald (a) El Payaso, Melvin (a) El Elefante y el Oso Polar (a) La Coca.

Estos personajes fueron “acusados” de violar los derechos de la infancia mexicana bajo dos cargos principales: manipular y engañar a los niños y niñas a través de la publicidad y mercadeo de sus productos, y por inducir el consumo de alimentos y bebidas que contribuyen a la expansión de la epidemia de obesidad entre este sector de la población.

Más capos…

“Yo vi esta mañana al payasito de Ricolino, a la carita de Sabritas, al osito Bimbo, y otros capos más en plena libertad, en al menos dos tienditas. También los vi en el Oxxo, que parece la guarida donde se reúnen estos malhechores. Son omnipresentes en nuestro cotidiano, espero que pronto los agarren y sean sometidos a juicio popular en una plaza pública”, son los jocosos, pícaros y alegóricos mensajes de miles de cibernautas enviados por consumidores anónimos.

Si bien algunos pensaban que la detención de los “capos” de la chatarra se tratara de esos contrabandistas que venden partes de vehículos descompuestos, se generaliza el sentir de que las autoridades federales mexicanas pongan un alto a todas empresa que emplea todo tipo de azúcares de forma indiscriminada en sus productos.

“¡Alto a las empresas que venden productos chatarra con publicidad engañosa! Hace falta más cultura alimentaria, educación en nutrición a los padres. Es urgente detener el enriquecimiento criminal de estas empresas que atenta con la calidad de vida de la sociedad en general”.

Que espera el gobierno para apoyar este excelente proyecto que ayudaría a los niños y a toda la población en general. Hay que darle difusión en la televisión, que es otro “capo” iluminantemente siniestro, ya que “la caja idiotizadora” crea adicción a la ficción y controla, por lo tanto, con la manipulación la mente de millones de mujeres al presenciar sus “taranovelas”, dicen.

Si bien uno de los mecanismos que afortunadamente no ha encontrado la censura ni gubernamental ni de los altos intereses económicos y financieros omnipotentes del sector empresarial, la página de yahoo.com.mx se ha comprometido en proyectar la “histórica captura de los capos de la chatarra”.

“Excelente video que ayuda a concientizar a la gente con un lenguaje visual actual. Hay quienes dirán que están exagerado pero la verdad muchos estamos de acuerdo con los tiempos modernos tan lamentables. Doy el parabién a la Alianza por la Salud Alimentaria, por tener los pantalones y poder llamar a las cosas como son,  luchar en contra de la obesidad infantil, pero hay que entender también que los culpables de todo esto son los padres de familia que permiten alimentar a sus vástagos de forma anormal”.

Chabelo, el “sicario” ahora “enemigo” de todos los niños

chabelo la luz
Chabelo, sicario de la chatarra

Los héroes de la farándula no se salvan, la vox populi los condena y concatena de cierto modo para hacer creer que son parte de todo ese elenco de culpables que por su fama artística y popular, son quienes deben de pagar los platos rotos.

“¿Y para cuándo detienen y presentan al sicario de Chabelo?, ya que durante más de 45 años con toda impunidad ha promovido al ‘cártel de la chatarra’; se le ve cada domingo de las 7 a 10 horas, en flagrancia, hay pruebas, y ya es hora que lo detengan”, refiere un homónimo de José Luis Cuevas.

“Excelente la captura. El único problema es que violaron los derechos individuales de los capos de la chatarra, al detenerlos sin orden de arresto, y por esa razón pronto estarán en libertad; ya saben… este país y sus virtudes…”

“Chabelo viola la Ley General de Salud que establece que ‘la publicidad no deberá inducir hábitos de alimentación nocivos’; y la Ley Federal de Protección al Consumidor, que obliga a la protección especial a la infancia como grupo vulnerable frente a las estrategias engañosas de venta y publicidad, durante el programa En Familia con Chabelo”.

Pese a todo, los eternos enemigos del bienestar no se doblegan y se suman a la defensa de los “capos” y “sicarios” de la chatarra: “Pésima campaña, la Alianza por la Salud no debería promover la violencia…  si fueran coherentes retirarían este video hoy mismo. Si fueran coherentes, digo”.

Diversos organismos internacionales y nacionales, cabe advertir, reconocen que los niños son vulnerables a la publicidad, no entienden el sentido persuasivo de la misma y son más vulnerables a las estrategias de engaño y manipulación que asocian el consumo del producto con un regalo, hazaña física o un personaje popular.

Al mismo tiempo, existe evidencia que demuestra que a mayor exposición de la infancia a publicidad de comida chatarra y refrescos que revolucionan el metabolismo, existe un mayor índice de sobrepeso y obesidad debido a los principios de padecer una enfermedad “diabólica”, llamada diabetes.

La sociedad espera que el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto haga algo al respecto, y no caiga en el garlito de apaciguar a la “prole” y “chusma”, como en su tiempo y forma se hizo con los reallity shows.

Que si bien se establecieron abiertos sentidos de sensacionalismo y amarillismo que caen en los terrenos jurisprudenciales, la Secretaría de Gobernación nunca los retiró del aire y menos aplicó sanciones económicas a Televisa y Televisión Azteca.

Han pasado tantos años que las cosas siguen igual o peor, y ahora con los “capos de la chatarra”, se vaticina que nunca se hará nada en contra de este emporio generador de múltiples enfermedades.

Publicado originalmente en: http://analisisafondo.com/index.php/sociedad/item/1492-%C2%A1%E2%80%9Cchabelo%E2%80%9D-%E2%80%9Csicario%E2%80%9D-de-los-capos-de-la-chatarra
(blasalejo@gmail.com)