Día de la Madre Tierra, un recordatorio para el aprovechamiento sustentable de los recursos

Las culturas indígenas del mundo son indispensables para el desarrollo sustentable y la conservación del medio ambiente.

Alejandra Crail / Revista Teorema Ambiental

No es una víbora de cascabel, es tan sólo el sonido generado por el movimiento controlado de las sonajas prehispánicas. No es un elefante barritando, es la resonancia del mítico caracol que trae un hombre en su mano. El copal y su aroma a bosque, las hierbas de olor, los trajes prehispánicos y las lenguas antiguas dando el aviso al agua, la tierra, el aire y el fuego: esto es el llamado para presenciar una ceremonia maya en honor a la madre Tierra.

En el marco de la celebración del Día Mundial de la Tierra, este culto, realizado en el Parque Nacional Viveros de Coyoacán, fue presidido por el ritualista Edgar Francisco Peraza, quien junto con otros indígenas, alzó los caracoles al cielo para pedir por la conservación de la madre Tierra ante el cambio climático y la huella humana.

A partir del año 2009, cada 22 de abril es celebrado en todo el mundo el Día de la Tierra, en México la encabezó la Secretaría de Medio Ambiente mediante una ceremonia para recordar los beneficios que el planeta le ha otorgado a la humanidad y la responsabilidad que el hombre tiene de cuidarlos y procurarlos.

Jorge Legorreta Ordorica, titular de la Coordinadora de Participación Social y Transparencia, recalcó la importancia que tiene la preservación de la cultura indígena como parte del desarrollo sustentable de México.

Aseguró que es importante recuperar su forma de interactuar con la biodiversidad y refirió que se instauró el Día de la Tierra porque “la Organización de las Naciones Unidas (ONU) decidió recuperar la forma en que los pueblos indígenas autóctonos conciben el espíritu de nuestro planeta”.

Juan José Guerra Abud, titular de la Semarnat, resaltó que este día nos recuerda la responsabilidad que tenemos de encontrar la sustentabilidad; “ha sido mucho lo que hemos gastado —de los recursos naturales—, pero también es mucho lo que podemos hacer por recuperar lo perdido”, apuntó.

Señaló que México tiene problemas principalmente con la pérdida de bosques a causa de los incendios forestales, así como reducción en la biodiversidad y, en menor medida, generamos gases de efecto invernadero (GEI).

Durante la conferencia, el secretario, tomó protesta a los miembros del Consejo Consultivo Nacional para el Desarrollo Sustentable (CCNDS) y manifestó su confianza en que se convierta en una herramienta para la protección de ecosistemas.

Su conocimiento y experiencias, aseguró, permitirán crear nuevas políticas públicas bajo el marco de la sustentabilidad.

Juana García Palomares, presidenta del Consejo Consultivo para el Desarrollo Sustentable Región Sur, instó al gobierno federal a trabajar en la protección de la madre Tierra.

MADRE TIERRA CERAMICAGarcía Palomares acentuó la importancia de la participación ciudadana en el combate al cambio climático y exhortó al gobierno de Enrique Peña Nieto a incluir al medio ambiente y los recursos naturales dentro del Plan Nacional de Desarrollo, pues, aseguró, “son temas que deben ser considerados como prioridad nacional”.

Asimismo, en nombre del Consejo, propuso un manejo integral de los recursos hídricos y políticas públicas para resolver el saneamiento de cuerpos de agua, un control de emisiones coordinado entre los tres órganos de gobierno la gestión integral de los recursos naturales, el financiamiento de proyectos de investigación para mitigar los impactos ambientales, educación ambiental, uso de tecnologías limpias y la “revisión integral de la actividad minera con especial atención en los territorios indígenas”.

En su intervención, Luis Fueyo Mac Donald, comisionado nacional de Áreas Naturales Protegidas, subrayó que este día “es una oportunidad para la reflexión y el esfuerzo por cambiar los hábitos de cada uno que puedan dañar al medio ambiente”.

El cuidado de la Tierra implica compromisos tanto del gobierno como de la sociedad. No sólo el 22 de abril debemos considerar el daño que la Tierra nos está dejando ver, todos los días son una oportunidad para mejorar nuestras acciones cotidianas, siempre en pro de colaborar para que nuestro planeta nos siga abasteciendo de manera generosa con recursos naturales, claves para la vida, la economía y el desarrollo.