La última versión del virus de influenza aviar se está adaptando

Joaquín Bohigas Bosch / A los Cuatro Vientos

Las autoridades chinas confirmaron que la última versión del virus de influenza o gripe aviar, H7N9, viajó de incógnito desde Shangai hasta Beijing, una distancia de más de mil kilómetros, donde infectó a una niña de siete años.

En anteriores versiones, el virus dejaba una estela de muerte en las granjas de aves por donde pasaba. No en esta ocasión. Parece que H7N9 no enferma gravemente a las aves, lo que dificulta enormemente trazar su trayectoria infecciosa.

GripeAviar

Esto último es problemático, porque el virus si se transmite de aves a humanos, a los que puede causarles la muerte. Han fallecido once de las 47 personas infectadas, una tasa de mortandad extraordinariamente alta.

Otro elemento de preocupación es que un análisis genético de H7N9 ha mostrado que este virus ha estado evolucionando para adaptarse a las células y condiciones naturales de los cuerpos de mamíferos, empezando por nosotros, los humanos.

El análisis genético de H7N9, realizado por un grupo de investigadores encabezados por Masato Tashiro y Yoshihiro Kawakoka, mostró que una proteína del virus que infecta a humanos tiene una mutación que facilita su crecimiento en células humanas y que también le permite crecer a la temperatura a la que está la parte superior de nuestro sistema respiratorio, como la nariz y la garganta, que es menor que la temperatura a la que está el sistema respiratorio de las aves.

Esta mutación permitiría que hubiera contagio de H7N9 entre mamíferos, en particular entre humanos, algo que aun no ha sucedido con la influenza aviar. Esto podría ocasionar un grave problema de salud a nivel mundial. Por otro lado, el análisis genético de H7N9 también ayuda a acelerar el descubrimiento de medicamentos eficientes.