Pueblos y naciones indígenas están excluidos del Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018

Una vez más hemos sido atropellados en la forma y fondo en que la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) y el Gobierno Federal, realizan la consulta a las naciones indígenas para la elaboración del Plan Nacional de Desarrollo.

Movimiento Indígena Nacional

Por un lado, la CDI sólo realizará una consulta que se limita a tres foros institucionales a nivel nacional, de los cuales las comunidades junto con sus autoridades no están al tanto. Lo mismo pasa con las organizaciones, además de que no existe una campaña de difusión que informe a nuestros pueblos sobre el contenido y logística de dichos foros.

Por su parte, el Gobierno Federal sólo consultará a través de internet con un formato cerrado y limitado a unas cuantas preguntas a pueblos indígenas.

Por eso, desde nuestros foros los pueblos y naciones indígenas proponemos una Reforma  Constitucional, donde por fin la legislación nos reconozca como sujetos de derecho, si el Presidente Enrique Peña Nieto quiere un avance real en México tiene que caminar al diálogo directo con los pueblos y naciones indígenas, comprometerse a la Reforma Indígena y otorgarnos lo que por tiempo, espacio e historia nos pertenece. Ese es el tema medular del Plan Nacional de Desarrollo en el tema indígena.

Con la intención de que el mayor número de líderes, autoridades y representantes de organizaciones indígenas asistan a estos foros y estén informados del proceso, el Movimiento Indígena Nacional (MIN) camina con sus propios esfuerzos en un acuerdo con el Comisionado para el Diálogo con los Pueblos Indígenas de México, de la Secretaria de Gobernación (SEGOB), el arquitecto Jaime Martínez Veloz, donde convocamos a todas las naciones indígenas del país a participar en este proceso de lucha para que el Gobierno Federal tome en cuenta la agenda nacional de los pueblos y naciones indígenas.

El MIN realizará dos foros: el primero es un foro regional en el centro del país el día 12 de abril de 2013, la cede es el Estado de México y el lugar donde se realizará es en Del Rey Inn Hotel, Toluca, iniciando los trabajos de 10:00 am a 17:00 horas.

Este foro tendrá tres mesas de trabajo que abarcan temas como: Estructura, funcionamiento y normatividad de las instituciones que atienden a los pueblos indígenas; el Plan de Desarrollo Integral de los Pueblos Indígenas dentro del Plan Nacional de Desarrollo; la representación popular y concluirá con plenaria y firma de resolutivos.

El segundo foro estatal se realizará el día 13 de abril de 2013, la cede es en la Casa de la Cultura de Paracho, Michoacán, iniciando los trabajos de 10:00 am a 17:00 horas.

Este foro se compone de cuatro mesas de trabajo que abarcarán temas como: Las reformas constitucionales; estructura, funcionamiento y normatividad de las instituciones que atienden los pueblos indígenas de México; el Plan de Desarrollo Integral de los Pueblos indígenas dentro del Plan Nacional de Desarrollo y la representación popular, concluirá con plenaria y firma de resolutivos.

Por tal motivo invitamos a las hermanas y hermanos indígenas; lideres; autoridades civiles, comunales y tradicionales de las naciones indígenas; presidentes, síndicos y regidores municipales con población indígena; supervisiones y delegaciones sindicales de educación indígena; organizaciones y asociaciones indígenas; sindicatos de profesionistas indígenas, entre otros, a participar en estos foros para hacer llegar nuestra agenda indígena al Ejecutivo Federal.

A manera de contexto histórico es importante mencionar que los pueblos y naciones indígenas de México en la actualidad, se encuentran embargados en una regresión política por parte del Estado Mexicano.

En 1991, con la reforma al artículo 4° Constitucional se reconoce la existencia de los pueblos y naciones indígenas. Resaltando aquí que las naciones indígenas en cada entidad federativa, hemos desarrollado nuestro propio proceso de lucha con nuestras autoridades y dirigencias, además de precisar que nunca hemos abandonado el tema y esté ha sido la bandera de nuestra dignificación.

Al interior de las instituciones, estás pretenden exterminarnos con un Censo de Población castrante y borrarnos con una goma desde los escritorios. Todo esto con el objetivo de reducir la estadística, y en términos de presupuesto, reflejar que sólo representamos el 10 por ciento de la población general, con la finalidad de que el recurso presupuestal llegue a los pueblos y naciones indígenas disfrazado de políticas públicas y de transversalidad.

Cabe mencionar que esta orquesta es dirigida por diversos actores que  han detentado el poder de un colonialismo social, cultural, espiritual, neoliberal y capitalista para hacernos creer que somos iguales y diluirnos en la aldea global que unos cuantos manejan.

La lucha encarnizada con los hermanos Mayas marca el parteaguas para que nuestra sociedad  vea como subversivo al Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) y a nuestras Policías Comunitarias. A ellos, en su proceso de derecho también los reprimieron en una guerra, pero su fuerza es poderosa e imbatible como la del resto de las 68 naciones indígenas que existimos en territorio mexicano, con nuestra lengua y  sistemas normativos para el camino hacia el ejercicio de nuestros derechos.

En 2001 los pueblos y naciones indígenas vivimos el síndrome de las negociaciones partidistas, las cuales por supuesto no velaron por nuestros derechos, porque como bien sabemos, al Congreso de la Unión no le interesa legislar en materia indígena.

Por poner algunos ejemplos se encuentran los acuerdos de San Andrés Larraínzar incumplidos, la Ley COCOPA cuartada y la exclusión total de los indígenas en la actual reforma a la Ley de Telecomunicaciones que pretende democratizar los medios.

Ante esta situación podemos ver con claridad la incongruencia con la que trabajan las instituciones gubernamentales.

Actualmente existen diversos hermanos indígenas que han tenido la posibilidad de legislar en beneficio de los pueblos indígenas, pero debido a que llegaron a ese espacio como militantes de algún partido político, esto los ha limitado, a causa de que son presa fácil de los poderes facticos, políticos y empresariales, sin olvidar que algunos han dejado ver sus verdaderas intenciones y motivos por los que querían llegar al poder.

Es cierto, no representamos a todos los pueblos pero si estamos planteando el derecho que cambiara  nuestro rumbo. ¡Por la unidad y la autonomía de los pueblos indígenas!