Los trabajadores siempre tenemos la razón, pero no la fuerza; los opresores al contrario

1. Los maestros de la coordinadora (CNTE) de Guerrero están listos para continuar en la lucha y formar un frente popular, a pesar del “manotazo” que les dio el gobierno de Enrique Peña Nieto que produjo heridos y presos en la carretera México-Acapulco. Por otro lado los maestros de la CNTE de Oaxaca en su asamblea representativa tomaron el acuerdo de regresar a clases mañana lunes y continuar con las movilizaciones los fines de semana. Los maestros de la CNTE de Michoacán, DF, Zacatecas, Morelos, Tlaxcala, Estado de México, sin duda están apoyando las movilizaciones –marchas y plantones en el DF- pero no se observa unidad en la CNTE en estos momentos. Si bien hay que conservar la independencia de las organizaciones, debe buscarse la unidad para evitar la represión.

Pedro Echeverría V.

2. “Divide y vencerás”, es al parecer una máxima del gran Maquiavelo en sus consejos al Príncipe con el objetivo de conservar el poder. El PRI ha sido en la historia de México quien mejor ha manejado esta idea aplicándola contra las luchas de los trabajadores electricistas, ferrocarrileros, petroleros. Leía hace unas semanas que el gobernador del PRI antes de la campaña obsequió dos nuevas camionetas a tres grupos del PRD; perdieron éstos últimos porque se entretuvieron peleándose por ver quién se quedaba con las camionetas. Espero que los compañeros de la CNTE estén muy aguzados para evitar que los agentes del gobierno no cuenten con fuerza alguna para penetrar en reuniones y asambleas como provocadores de divisiones.

 3. Donde si hay unidad es entre el gobierno de Peña, en el pacto de partidos, entre los empresarios y los medios de información encabezados por Televisa, que no han dejado de pedir represión y castigo para los maestros; de exigir encarcelar a los «maestros violentos” con el fin de descabezar a la CNTE. Si bien los trabajadores siempre han tenido la razón en sus demandas y sus luchas contra la sociedad opresora, nunca han tenido la suficiente fuerza para destruir a quienes los mantienen en condiciones de pobreza, miseria y desempleo. Por el contrario, la clase dominante siempre ha tenido a su servicio las armas, al ejército, la policía, los jueces, las cárceles. ¿Cómo entonces acabar con esta situación si cuando necesitamos la unidad las asambleas de base deciden lo contrario?

 4. Cada sección sindical tiene sus tiempos y sus estrategias y resulta peligroso que ante la acometida de muchos funcionarios de gobierno fascistoides se caiga en la provocación; pero también en la desmovilización. La amenaza de descuentos en faltas y de despidos a maestros se han realizado varios cientos de veces, pero siempre al concluir los movimientos de paro o de huelga –como dice la ley del trabajo- es el primer punto que se resuelve y se firma. Porque si cualquier amenaza de estas o despidos fuera irreversible, entonces ya se instalaría un régimen despótico o fascista. ¿Cuál ha sido la amenaza de cualquier patrón reaccionario ante los movimientos que no sean descuentos, suspensiones o despidos? ¿Qué son los salarios caídos? El asunto importante es ganar los movimientos.

 5. Así que nadie debe asustarse de  las amenazas del secretario Chuayffet; pero si asegurarse de parar un gran movimiento unitario que obligue al gobierno o a los empresarios a resolver los problemas y a firmar el no castigo a los contendientes. Las secciones de la CNTE lo saben por experiencias de décadas. ¿Pueden olvidar los maestros que mayo (sobre todo el 1 y el 15) es el gran mes de las movilizaciones y debemos prepararnos para ellas? Quizá por ello debe explicarse el regreso a clases de Oaxaca y de las estrategias de otras secciones. Guerrero ha vivido –desde hace muchos meses- en protestas contra la inseguridad que se ha desatado en el país, en particular en sus escuelas. El gobernador expriísta, hoy perredista de Guerrero puede salir muy mal.

 6. Las asambleas de las secciones sindicales de la CNTE sí son realmente democráticas. Además de ser de delegados electos, son masivas, con discusión libre, analítica, crítica y confrontativa; además que duran  muchas horas para no dejar asuntos urgentes. En Oaxaca y Michoacán he estado en varias de ellas con duración de 12 horas y con la participación de más de 400 oradores que defienden sus posiciones. En otras asambleas o congresos de partidos y organizaciones se escuchan a los directivos, a los relatores, se obedecen órdenes y asunto terminado. La CNTE es una democracia directa o participativa; las otras organizaciones son la “democracia formal”, la antidemocracia o la imposición autoritaria. Por ello, aunque la democracia directa es muy difícil, me quedo con ella. (7/IV/13)

 http://pedroecheverriav.wordpress.com