Nuevo intento para acotar el fuero militar

Tres años después de que su propuesta fue rechazada en la Cámara de Diputados, el ahora senador por el Partido de la Revolución Democrática (PRD), Alejandro Encinas presentó en la Cámara Alta una iniciativa de reforma al Código de Justicia Militar, para evitar que las violaciones a los derechos humanos cometidas por soldados contra civiles sean investigadas en tribunales castrenses.

CIMAC

Encinas Rodríguez presentó el 19 de marzo, una propuesta para reformar el artículo 57 del Código de Justicia Militar, tal y como lo ordenó la Corte Interamericana de Derechos Humanos en cuatro sentencias dictadas contra México.

La iniciativa ya había sido presentada por Encinas en 2010 cuando era diputado federal, sin embargo la iniciativa no prosperó pese al apoyo de las bancadas de izquierda. Ahora el perredista la volvió a presentar pero esta vez ante el Senado.

Esta propuesta busca responder a las recomendaciones internacionales. En noviembre del 2009 la Corte Interamericana emitió una sentencia contra el Estado mexicano por la desaparición forzada del luchador social Rosendo Radilla Pacheco, cometida por el Ejército en 1972.

En su sentencia, la Interamericana exhortó al Estado mexicano a adoptar reformas legislativas en materia de jurisdicción militar para evitar que las violaciones a los derechos humanos cometidas por soldados contra civiles sean indagadas por la justicia castrense como actualmente ocurre.

Posteriormente, en agosto de 2010 la Corte emitió dos sentencias más contra México, en esta ocasión por su responsabilidad en los casos de violación sexual que cometieron militares contra las indígenas Inés Fernández y Valentina Rosendo, ambas ultrajadas en Guerrero en 2002, en hechos por separado.

En noviembre de 2010 la Corte emitió otra condena, pero ahora por el caso de los campesinos ecologistas Teodoro Cabrera y Rodolfo Montiel, quienes fueron detenidos de forma arbitraria y después torturados por efectivos militares en 1999.

En los cuatro casos ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos las víctimas o sus familiares argumentaron que no obtuvieron justicia porque en México el artículo 57 del Código de Justicia Militar permite que los tribunales castrenses sean juez y parte en el proceso, lo que no garantiza una investigación imparcial.

De acuerdo con el documento suscrito por Encinas Rodríguez, se propone eliminar “la extensión extraordinaria del fuero militar hacia los delitos del orden común, toda vez que esta disposición contraviene lo previsto por el artículo 13 constitucional”, norma que no permite la existencia de tribunales de carácter extraordinario.

Con esta propuesta, el artículo 57 del Código de Justicia Militar rezaría: “Son delitos contra la disciplina militar los especificados en el Libro Segundo de este Código” y las siguientes fracciones que actualmente aparecen en este artículo se eliminarían.

Con esto los tribunales castrenses tendrían facultad para investigar y sancionar delitos contra la disciplina militar, pero no violaciones a los derechos humanos de los civiles, tales como violación o abuso sexual y tortura o desaparición forzada, entre otros.

Organizaciones civiles han reiterado que aunque la Suprema Corte de Justicia de la Nación hizo una interpretación restrictiva del fuero militar en casos de violaciones a los derechos humanos y pese a que Felipe Calderón presentó una propuesta de reforma que resultó insuficiente y que no fue aprobada, sigue faltando una legislación en la materia.