Negligente manejo presupuestal y obstáculos del gobierno de BC, culpables de que los baches sean enemigos públicos de Ensenada

El Ayuntamiento de Ensenada entregó a una compañía mexicalense vinculada con un ex funcionario de la administración municipal que encabezó Francisco Pérez Tejada, padre del actual presidente municipal de Mexicali, los trabajos de reencarpetado que el año pasado se hicieron en las calles de la ciudad de Ensenada y que a unas cuantas semanas de haber sido concluidos presentan fallas técnicas.

Javier Cruz Aguirre* / A los Cuatro Vientos

Asimismo no aclara una presunta desviación de recursos en el mismo programa de reencarpetado que concluyó, a decir de una regidora, con un faltante de 15.3 millones de pesos y 97 mil 812.88 metros cuadrados menos de asfalto.

También no paga, desde hace poco más de un año y por motivos presuntamente políticos, 2.3 millones de pesos que debe a una compañía constructora que surtió asfalto a la Dirección de Servicios Públicos para la ejecución de obras de bacheo en algunas vialidades de la ciudad, con lo que prácticamente paralizó un año los trabajos de mantenimiento municipal en las calles y vialidades de la ciudad.

De hecho, en 25 meses, el gobierno que preside el contador público Enrique Pelayo Torres sólo aplicó 28.8 millones de pesos en obras de bacheo de calles y avenidas de la ciudad de Ensenada, cuando se requerían 60 millones para dar un mantenimiento elemental a las vialidades porteñas, 70 por ciento de las cuales tienen deficiencias en superficie asfáltica.

El resultado del abandono gubernamental es, además de la crisis sin precedente en el tema del bacheo, la inminente privatización del servicio público de atención a las calles de la metrópoli y la aplicación de recursos en obras de rehabilitación del asfalto en plena etapa electoral.

En efecto, el Congreso de la Unión aprobó 30 millones de pesos para Ensenada, a través del Fondo para Pavimentación, Espacios Deportivos, Alumbrado Público y Rehabilitación de Infraestructura Educativa para Municipios (FOPEDEP).

Del monto total de los recursos, 20 millones se destinarán a la rehabilitación de calles y avenidas del Municipio y 10 millones a espacios deportivos, aseguró el presidente municipal Enrique Pelayo el pasado 18 de febrero.

El munícipe afirmó que este apoyo extraordinario para repavimentación y bacheo se gestionó desde el año pasado y que la autorización de los 30 millones fue publicada en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el pasado 15 de febrero.

Agregó que, por lo general, los recursos tardan de tres a cuatro meses en llegar –en mayo o junio en este caso, es decir en plena campaña electoral estatal-, por lo que el Gobierno Municipal buscará contratar a empresas privadas para que comiencen con las labores de bacheo.

Pero dos días después el edil anunció que los primeros cinco millones de los recursos extraordinarios llegarían a Ensenada en marzo y se aplicarían de inmediato en obras de bacheo en los cuatro sectores de la ciudad.

Agregó que además de los 20 millones de pesos del FOPEDEP, aún se espera que el Gobierno del Estado de Baja California haga llegar los 25 millones de pesos pendientes –de 60 millones originales- del Fondo Estatal de Infraestructura (FONEDIN) correspondientes al ejercicio fiscal de 2012.

REPORTAJE BACHES
El escarnio, en los medios de comunicación (Foto, Revista Reportaje)

Al respecto, el subsecretario del Gobierno del Estado en Ensenada, Marco Arturo Durazo, precisó que los recursos del FONEDIN pendientes de entregar a Ensenada, están disponibles siempre y cuando el Ayuntamiento de Ensenada cumpla con el requisito de solicitar por escrito el cambio de asignación del dinero, originalmente destinado a obra pública, “no ha bacheo”.

Al respecto, el secretario de Planeación y Finanzas del gobierno de Baja California, Manuel Aguilar Bojórquez,fue más allá y afirmó que el gobierno estatal no tiene ningún adeudo con el gobierno de Ensenada por obras de bacheo.

Esta versión la desmintió la directora de Infraestructura Urbana del XX Ayuntamiento de Ensenada, ingeniero Edith Méndez Martínez, quien manifestó que el gobierno de Baja California hace un uso político electoral de los recursos públicos que le corresponden a Ensenada para obras de bacheo y mantenimiento de vialidades de la ciudad de Ensenada y su zona conurbana.

Con documentos en la mano, la funcionaria precisó que el gobierno estatal no ha dado respuesta a la petición del Ayuntamiento de Ensenada, que se formuló en enero de este año, de que le entregue 25 millones de pesos para desarrollar un programa de obras de bacheo en las destrozadas vialidades de la ciudad-puerto.

“Si no nos van a dar ese recurso entonces que ellos hagan la obra (de bacheo de las calles y avenidas de la ciudad de Ensenada), ¡pero que lo hagan ya! (El problema de los baches) no es del gobierno del estado, es de los ensenadenses”, destacó.

De momento, y ante la presunta lentitud del gobierno municipal para resolver un problema vial que dejó crecer hasta que le hizo crisis en las manos, ciudadanos de Ensenada tomaron la determinación de arreglar con asfalto y concreto algunos baches que dificultaban la circulación en la ciclovía de la ciudad y algunas rampas de acceso a colonias populares.

Por su parte, el gobierno municipal puso en marcha un programa urgente de bacheo con dinero donado por la iniciativa privada -1.8 millones de pesos-.

Y el ingeniero José de la Luz Valdez López, director de Servicios Públicos del XX Ayuntamiento de Ensenada, dispone de nueve millones de pesos provenientes del gasto corriente de la dependencia para trabajos de mantenimiento en las vialidades.

La primera partida de ese dinero se liberó en febrero de este año. Se trata de 3.5 millones de pesos para la compra de asfalto, lo que permitirá que ocho brigadas del ayuntamiento y dos empresas privadas trabajen en obras de bacheo durante los meses de marzo a mayo.

Este proceso se repetirá dos veces más para concluir en octubre de este año.

El funcionario  también informó que se aplicó en las calles un material llamado suelo-cemento, con el que se atiendió parcialmente el problema de los baches en tanto terminaba la temporada de lluvias.

Y reconoció que Servicios Públicos no hace labores de bacheo desde abril del año pasado, fecha en que por órdenes superiores suspendió los trabajos.

A los Cuatro Vientos conoció extraoficialmente que la orden la dio directamente el alcalde Enrique Pelayo luego de que supo versiones extraoficiales referentes a que De la Luz Valdez estaba desviando recursos para la campaña del profesor Gilberto Hirata Chico a diputado federal.

Este conflicto aparentemente estaba finiquitado el año pasado luego de que personal de la Sindicatura Municipal no encontró anomalías en el manejo de 2,6 millones de pesos en la dependencia que dirige De la Luz Valdez, pero el pasado 6 de febrero el síndico Carlos Escobar reveló que encontró irregularidades en el manejo de los recursos –aparentemente no se licitó la compra del asfalto y se utilizó material de mala calidad-, por lo que aplicará sanciones al funcionario.

Queda pendiente que la Sindicatura investigue la obra que la empresa Ecopavements, S. A. de C. V., de Mexicali, realizó el año pasado en la ciudad de Ensenada tras obtener la ejecución del reencarpetado de calles con una inversión de 50 millones de pesos.

EL FALTANTE

ASFALTOAl respecto la regidora María del Carmen Iñiguez Casanova, coordinadora de la Comisión de Equidad y Género del XX Ayuntamiento de Ensenada, reveló que un total de 15.3 millones de pesos y 97 mil 812.88 metros cuadrados de asfalto, son el faltante en el programa de reencarpetado y bacheo de calles y avenidas que llevó a cabo la empresa Ecopavements para el XX Ayuntamiento de Ensenada.

La edil manifestó que detectó el problema luego de pedir información en la Unidad Municipal de Transparencia de Ensenada.

Ahí, con datos de la Dirección de Infraestructura Urbana municipal, conoció que los recursos que se aplicaron en el reencarpetado de vialidades ascendió a 50 millones de pesos, pero se aplicaron en cantidades inferiores a las originalmente pactadas y autorizadas por el cabildo.

“Lo que llama la atención de estos primeros 50 millones, es que con ellos se podrían pavimentar aproximadamente caso 318 mil metros cuadrados, pero nos dimos cuenta de que solamente alcanzó para 220 mil, de manera que nos están faltando casi 98 mil metros cuadrados de asfalto”, afirmó.

“Por otro lado –agregó-, del recurso económico, de los 50 millones, si los sacamos al costo al que fue etiquetado este recurso para bacheo -157 pesos el metro cuadrado-, quedan 15 millones 381 mil pesos sin saber en dónde están”.

Además, reveló, “en el punto de acuerdo que manejamos en el cabildo especificamos que la vida útil del reencarpetado debe ser de seis años, pero ya vemos anomalías en los trabajos, por lo que ahora estamos haciendo esta fiscalización de la obra, que es parte de nuestra responsabilidad”.

Agregó: “No queremos especular, pero este ayuntamiento no nos quiere dar las cifras correctas y de una manera transparente”.

Por otra parte, reveló que en apenas 30 días el cabildo aprobó, en calidad de urgente, el cambio de uso de los recursos para bacheo –la tercera reetiquetación del crédito por 200 millones de pesos que el Ayuntamiento de Ensenada contrató con la banca privada para diversas obras públicas, en donde no se incluyó el bacheo de vialidades-, pero la administración municipal atrasó varios meses su aplicación, por lo que aparentemente los costos de la obra se incrementaron.

También solicitó la realización de un programa o estudio que ayude a identificar cuál es el estado real de los asfaltos y concreto instalado en las calles y avenidas de la ciudad, para establecer una estrategia anual de atención puntual al problema.

Al respecto, A los Cuatro Vientos conoció que ese diagnóstico, calle por calle y con información precisa del estado que guardan las vialidades, le fue entregado a Enrique Pelayo Torres a principios del año 2011 y que se sugirió un trabajo programado y permanente de obra de bacheo y reencarpetado, el cual el edil no puso en marcha por razones desconocidas.

CONTACTO EN MEXICALI

ECOPAVEMENTS PUBLICIDADA los Cuatro Vientos también investigó los antecedentes de la compañía Ecopavements y encontró que entre sus socios está Raúl Villarreal Álvarez, integrante del Despacho RVS y Compañía, especializado en asesoría fiscal y corporativa, y cuya cabeza visible es el Contador Raúl Villarreal Solórzano, ex tesorero en la administración municipal que encabezó el priísta Francisco Pérez Tejada de 1992 a 1995.

Otras personas con nula experiencia en el campo de bacheo y reencarpetado de vialidades también integran, desde el 13 de junio de 2008, a una compañía que se constituyó con un capital social de 50 mil pesos.

Por ejemplo Pablo Chee Rodríguez, con 25 por ciento de la parte social de la compañía, es un médico que funge como director general del conocido hospital Al Mater, en Mexicali.

Otro socio es la “socialité” mexicalense Alejandra Woolfolk Corral –que en la fecha de creación de la empresa tenía 27 años-, con 35 por ciento de las partes sociales.

Completan el grupo de socios José Alejandro Cortez Vázquez, actual gerente general y socio en Grupo Intermex del Pacifico SA de CV, una compañía comercializadora de Mexicali, y José de Jesús Pacheco Godínez, “director/partner” en JP Gran Visión (empresa individual) y “senior consultant” en NHB Advisors, también en Mexicali, con 10 y 5 partes sociales, respectivamente.

La integración de Ecopavements,S. A. de C. V. se dio unos días antes de que el Ayuntamiento de Mexicali que presidió el panista Rodolfo Valdez, anunciara que en septiembre de ese año invertiría 61 millones de pesos en obras de reencarpetado de calles en la ciudad capital de Baja California.

Para ello los socios de Ecopavements, inscritos precipitadamente en agosto de 2008 en la Cámara Nacional de la Industria de la Construcción, Mexicali, se acercaron al mandatario municipal y le ofrecieron hacer el trabajo con una maquina recicladora de asfalto denominada “AR 2000” –en realidad contaban con la patente de la dueña del equipo: Marte Recycling Corporation-, a razón de 76.75 pesos el metro cuadrado.

Hechos los trabajos, sin licitación convocada por el gobierno del panista Valdez, comenzaron los problemas porque el trabajo reportó fallas días después de haberse hecho, igual a como ahora sucede en la ciudad de Ensenada.

LA DESIDIA

REENCARPETADO CALLES EDAUn ingeniero civil experto en pavimentos consultado por A los Cuatro Vientos, manifestó que los trabajos de reencarpetado del año pasado en Ensenada son de mala calidad debido a que la empresa y sus trabajadores no adhirieron adecuadamente las partículas del asfalto y no hubo inspección especializada, de laboratorio, que evitara ese problema técnico.

“Donde el asfalto está medio o totalmente desgastado le tienes que revolver un muy alto porcentaje de asfalto bueno para hacer una mezcla que te haga muy bien la curva del hoyo y la mezcla no se caiga inmediatamente”, comentó el especialista.

Agregó: “Pudo ser que en aquellas zonas de la calle en donde el asfalto estaba bueno le metieron la misma cantidad y sí funcionó, pero en donde el asfalto estaba malo tenían que haberle metido más asfalto bueno, pero eso a la empresa le cuesta, por lo que merma su utilidad”.

Así, en un recorrido por las calles reencarpetadas por la empresa mexicalense, se pudo observar que el asfalto se está agrietando y hundiendo mucho, como lo es el crucero de las avenidas Reforma y Delante, de sur a norte, que curiosamente era un tramo vial que tenía muchos problemas de baches y asfalto malo.

“Ahí -dijo el ingeniero, que solicitó el anonimato por temor a represalias del ayuntamiento-, probablemente cortaron mucho del asfalto que ya no servía para el reencarpetado y no le dieron la mezcla adecuada”.

“Asimismo –agregó-, parece que la gente del laboratorio de asfalto no estuvo detrás de ellos para supervisar la calidad de la mezcla y lo que tiraban”.

Y terminó denunciando: “Además, se hizo trabajo de reencarpetado en avenidas, como la 20 de Noviembre, en donde la obra realmente no se necesitaba porque el asfalto estaba en general en buenas condiciones”.

* Trabajo previamente publicado en la Revista Reportaje, de Ensenada, Baja California