Establecen acciones para enfrentar la sequía en México

– Entre las líneas de acción se encuentran la elaboración de un plan de alerta temprana, la creación de programas contra la sequía para los 26 Consejos de Cuenca y una Comisión Intersecretarial.

– Participan en estas actividades 20 universidades e institutos de investigación de todo el país.

Academia Mexicana de Ciencias

La sequía es un fenómeno recurrente en México y actualmente el 43% del territorio nacional enfrenta esta problemática, por lo anterior en enero se anunció el Programa Nacional contra la Sequía (Pronacose), el cual contará con la colaboración de 20 universidades e institutos de investigación de todo el país, informó Felipe Arreguín Cortés, subdirector técnico de la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

Entre las líneas de acción del Pronacose están la elaboración de un plan de alerta temprana, la creación de programas contra la sequía para los 26 Consejos de Cuenca y la creación de una Comisión Intersecretarial para atender la sequía, ésta última será anunciada por Enrique Peña Nieto, informó el también miembro de la Academia Mexicana de Ciencias (AMC).

El término sequía se refiere al déficit de precipitación, de la humedad del suelo, la ausencia de caudales en ríos, niveles bajos en los acuíferos y las presas.

De acuerdo con el libro titulado El agua en México, cauces y encauce, elaborado por la AMC -con la participación de 75 especialistas provenientes de 27 instituciones- y producido por Conagua, las principales declaratorias de desastre en el país han sido por ciclones tropicales (40%), le siguen las lluvias (33%),  y en tercer lugar las sequías (21%).

Éstas, aunque tienen un desarrollo lento, provocan la disminución en la producción agrícola y ganadera, y con ello el desabasto para la población y pérdidas económicas.

Se estima que dos terceras partes del territorio son desérticas o semidesérticas, y la ubicación de la población no corresponde con las zonas de mayor disponibilidad natural de agua.

A esto se suma que en algunas cuencas del país como las de Sonora Norte, Sonora Sur, Cuencas Cerradas del Norte, Río Bravo, Lerma Chapala y Río Balsas no tienen disponibilidad de agua.

La primera etapa del Pronacose implica el desarrollo de indicadores, basados en los índices de precipitación y escurrimiento, para conocer la situación de la sequía en el país. Al respecto se han publicado mapas en los cuales se identifican las regiones y estados con sequía, esta información está disponible en la página de la Conagua y permite alertar a los usuarios la situación del agua en cada estado de la República.

Calidad, cantidad y riesgo

La calidad del agua de acuíferos se deteriora por la sobreexplotación y las descargas de contaminantes, ya sea por aguas residuales al suelo o directamente en los mantos freáticos, y también las sustancias provenientes de los basureros que no cuentan con un diseño adecuado.

De acuerdo con el informe Estadísticas del agua en México de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), de los acuíferos sobreexplotados se extrae el 53.6% del agua subterránea para todos los usos y en 2009 eran 100 los acuíferos sobreexplotados en el país.

En México, los datos sobre la calidad del agua se obtienen a través de la Red Nacional de Monitoreo (RNM) que cuenta  con 5 mil sitios, y entre los parámetros que se analizan están la Demanda Química de Oxigeno (DQO), la Demanda Biológica de Oxígeno (DBO) y los Sólidos Suspendidos Totales (SST).

Debido a que la calidad del agua varía en cada región, en ocasiones es necesario realizar análisis para determinar la presencia de flúor y arsénico, señaló el investigador y profesor de la Facultad de Ingeniería de la UNAM.

Otra de las problemáticas en materia de agua en nuestro país es el cambio climático y sus efectos en el ciclo hidrológico. En este sentido el doctor Arreguín mencionó que en Conagua se generan datos para establecer escenarios de los efectos del cambio climático y poder establecer medidas de mitigación y adaptación.

Por lo anterior, Conagua junto con el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) tienen estaciones climatológicas e hidrométricas, que en conjunto cuentan con 8 mil instrumentos en el país que generan datos de la humedad y de la dirección y velocidad del viento, entre otros, con el objetivo de identificar, por ejemplo, cambios en los patrones de lluvia y comparar los datos con los modelos globales del  Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés).

Cabe destacar que el 77% del agua se utiliza en la agricultura, el 14% en el abastecimiento público, el 5% en la generación de energía por medio de plantas termoeléctricas y el  4% en el sector industrial.

“Tenemos que lograr una distribución equitativa del agua en México, que alcance para todos y tenga una buena calidad, porque el 40% del agua en el país no tiene la calidad establecida por las normas oficiales”, dijo Felipe Arreguín.

Pié de grabado: Las sequías provocan la disminución en la producción agrícola y ganadera, y con ello el desabasto y pérdidas económicas, dijo el doctor Felipe Arreguín Cortés, subdirector técnico de la Conagua y miembro de la Academia Mexicana de Ciencias (Foto: Arturo Orta/AMC)