Cuentos e historias para la ternura: Ellos supieron escuchar

Eduardo Galeano nos cuenta en “Los Hijos de los Días”, la historia de una gran mujer y un gran hombre. A ellos los conocí por la voz de mi hija y de mi hijo, este último tomó clases con ese profesor en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Carlos se nos adelantó en el camino el 23 de noviembre del 2010 a la edad de 84 años, pero nos dejó sus enseñanzas, que son muchas. Un abrazo y un beso para él en donde hoy se encuentre

Cuauhtémoc Rivera Godínez/ A los Cuatro Vientos

Ellos supieron escuchar.

 Carlos y Gudrun Lenkersdorf habían nacido y vivido en Alemania.

En el año de 1973, estos ilustres profesores llegaron a México. Y entraron a un mundo maya, a una comunidad tojolobal, y se presentaron diciendo:

– Venimos a aprender.

Los indígenas callaron.

Al rato, alguno explicó el silencio.

– Es la primera vez que alguien nos dice eso.

Y aprendiendo se quedaron allí. Gudrun y Carlos, durante años de años.

De la lengua maya aprendieron que no hay jerarquía que separe al sujeto del objeto, porque yo bebo el agua que me bebe y soy mirado por todo lo que miro, y aprendieron a saludar así:

-Yo soy tú.

-Tú eres yo.