El nuevo Papa fue colaborador de la dictadura argentina

Jorge Mario Bergoglio, hoy Papa Francisco I, es un opositor de los matrimonios igualitarios, de la opción y el aborto. Durante la dictadura fue un colaborador ligado al régimen totalitario argentino que gobernó de 1976 a 1982, resaltó hoy la prensa argentina.

SinEmbargo*

La Nación destaca este día que el ahora Sumo Pontífice cuenta en su haber con polémicos discursos y en más de una ocasión fijó una postura en contra de las uniones homosexuales.

En medio del debate del proyecto que legaliza la boda entre dos personas del mismo sexo, Bergoglio dio a conocer una carta de repudio dirigida a los cuatro monasterios de Buenos Aires:

“No seamos ingenuos: no se trata de una simple lucha política; es la pretensión destructiva al plan de Dios”, publica el rotativo.

La misiva también se destacaba:

“Aquí también está la envida del Demonio, por la que entró el pecado en el mundo, que arteramente pretende destruir la imagen de Dios: hombre y mujer que reciben el mandato de crecer, multiplicarse y dominar la tierra”.

El 5 de mayo de 2010 la Cámara de Diputados de Argentina aprobó el matrimonio homosexual por 125 votos a favor.

En el caso del aborto, lo repudia y no lo considera prudente ni en casos de violación. Cuando el país centro el debate en torno al tema, el clérigo afirmó:

“Se percibe una vez más que se avanza deliberadamente en limitar y eliminar el valor supremo de la vida e ignorar los derechos de los niños por nacer. El aborto nunca es una solución…Al hablar de una madre embarazada hablamos de dos vidas, ambas deben ser preservadas y respetadas pues la vida es de un valor absoluto”.

Por su parte, Página 12 informa de cinco testimonios que confirmaron el rol del hasta ahora cardenal en la represión del gobierno militar, incluyendo el secuestro de dos sacerdotes, Francisco Jalics y Orlando Yorio.

En Twitter, ha comenzado a circular una nota de El Mundo publicada el 8 de enero de 2010, en la que se afirma “el número 1 de la Iglesia católica en Argentina, el cardenal Jorge Bergoglio, ha sido señalado como colaboracionista de la ‘guerra sucia’ de la dictadura militar (1976-1983) porque presuntamente delató a dos curas subordinados suyos en la Compañía de Jesús de los jesuitas”.

Lo anterior salió a la luz tras una denuncia de sobrevivientes de ese periodo.

El señalamiento consta en el libro El silencio del periodista Horacio Verbitsky

Según cálculos oficiales, 18.000 personas desaparecieron en Argentina durante la dictadura del General Videla, apoyada por el sector más reaccionario del clero. El Equipo Argentino de Antropología Forense ha exhumado 900 cadáveres de víctimas de la dictadura militar que fueron sepultados en fosas clandestinas.
Según cálculos oficiales, 18.000 personas desaparecieron en Argentina durante la dictadura del General Videla, apoyada por el sector más reaccionario del clero. El Equipo Argentino de Antropología Forense ha exhumado 900 cadáveres de víctimas de la dictadura militar que fueron sepultados en fosas clandestinas.

Durante la dictadura, Bergoglio era el provincial de los jesuitas en Argentina y desde ese cargo quitó, en mayo de 1976, la licencia religiosa (igual a expulsión) a los curas Francisco Jalics y Orlando Yorio, dos subordinados suyos en la Compañía de Jesús que habían hecho la llamada “opción por los pobres”.

Tras el golpe militar de 1976 el obispo de Morón, Miguel Raspanti, intentó proteger a dichos sacerdotes por temor a fueran secuestrados, pero Bergoglio se opuso, según el relato de la ex profesora de catequesis en colegios de la diócesis de Morón, Marina Rubino, quien en esa época estudiaba teología en el Colegio Máximo de San Miguel, donde residía el ahora Papa.

Yorio y Jalics fueron secuestrados el 23 de mayo de 1976 y conducidos a la ESMA, el centro clandestino de detención en el que fueron asesinadas cinco mil personas, donde los interrogó un especialista en asuntos eclesiásticos que conocía la obra teológica de Yorio.

Incluso, Bergoglio tuvo que declarar como testigo en el juicio por los crímenes de lesa humanidad cometidos en la ESMA.

También -dice Página 12– los testimonios hablan de presuntos encuentros entre el ahora Papa y el miembro de la Junta Militar Emilio Massera.

Los seguidores de Bergoglio salieron en su defensa y argumentaron que él ayudó a muchos a escapar de las fuerzas armadas.

El periódico indica que “cada vez que su pasado lo alcanza, Bergoglio atribuye la divulgación de sus actos al gobierno nacional”.

Hace años también, La Nación publicó que la relación de Bergoglio con los Kirchner era pésima. “Jamás lo recibió a Néstor Kirchner durante su presidencia”.

La “relación gélida” -dice el diario- entre ambas partes, se originó por debates sobre pobreza, el matrimonio entre personas de un mismo sexo, la pelea con el campo y el clima de “crispación”.

“No hay relación de la Iglesia con el Gobierno”, dijo el prelado en 2005.

Sin embargo, este día Cristina Fernández, Presidenta de Argentina, lo felicitó tras darse a conocer su nombramiento.

papa Francisco IJorge Mario Bergoglio, miembro de la Compañía de Jesús, fue considerado uno de los candidatos a tomar el lugar de Juan Pablo II en 2005, cargo para el cual fue electo Joseph Ratzinger.

Este día se convirtió en el Papa número 266, y el primero de América Latina.

*Esta nota fue publicada originalmente por SinEmbargo.mx en este sitio:http://www.sinembargo.mx/13-03-2013/558373