México, rezagado en el uso de transgénicos

China, India, Brasil, Argentina y Sudáfrica, que juntos representan aproximadamente 40 por ciento de la población mundial, cultivaron 78.2 millones de hectáreas de transgénicos: ISAAA

Agencia Reforma

Por primera vez, desde la introducción de los cultivos transgénicos o genéticamente modificados (GM) hace casi dos décadas, los países en vías de desarrollo sembraron más hectáreas de estos cultivos que los países industrializados; sin embargo, México no es uno de estos países.

De acuerdo con el último informe del Servicio Internacional para la Adquisición de Aplicaciones Agro-Biotecnológicas (ISAAA), los países en desarrollo sembraron 52 por ciento de los cultivos GM del mundo en 2012.

China, India, Brasil, Argentina y Sudáfrica, que juntos representan aproximadamente 40 por ciento de la población mundial, cultivaron 78.2 millones de hectáreas de transgénicos, lo que representa 46 por ciento de los cultivos GM en 2012.

Mientras tanto, en México aún se espera la aprobación de los primeros permisos para cultivar maíz de manera comercial, con variedades que en otros países ya han sido incluso superadas, aseguró Carlos Salazar, presidente de la Confederación Nacional de Productores Agrícolas de Maíz de México (CNPAMM).

“Son tecnologías que están más que probadas en otros países, y aquí en México apenas estamos esperando que se nos dé la autorización para usarlas. Lo que han logrado países como Brasil o Argentina a nivel de la producción de alimentos es algo que nosotros podemos lograr también, combinando estas y otras tecnologías, lo único que hace falta es la voluntad para ponerlas en marcha”, aseguró.

El informe enfatiza que en los países en desarrollo se perciben cada vez más los beneficios de cultivar transgénicos, los que no sólo han tenido mejores rendimientos, sino que también han permitido ahorrar combustible, tiempo y maquinaria, reducir el uso de pesticidas y obtener productos de mejor calidad y más ciclos de cultivo.

Al respecto Salazar destacó que en el caso del maíz, el uso de variedades transgénicas permitiría además reducir el impacto del cambio climático en este cultivo, en especial en regiones fuertemente azotadas por heladas y sequías en los últimos dos años.

Como ejemplo, dijo, está la región del Valle del Carrizo en Sinaloa, una importante zona productora de maíz, que desde 2011 ha tenido heladas recurrentes en enero y febrero de cada año.

“Eso podría solucionarse si hicieran una siembra más tardía, pero los productores no lo hacen porque al hacerlo, por el calor, se incrementa la incidencia de plagas. Con una variedad de maíz resistente a plagas, como la BT que se siembra en EU, ambos problemas se solucionarían”, aseguró el representante de los maiceros.