El país que dejó de leer

A principios de esta semana, miré, entre los listados de trabajo en el periódico Reforma, un anuncio de un restaurante en la Ciudad de México buscando contratar lavavajillas. El requisito: diploma de escuela secundaria.

David Toscana / New York Times

Hace años, la escuela no era para todos. Las aulas son lugares de disciplina, estudio. Los maestros eran figuras respetadas. Los padres realmente daban permiso para castigar a sus hijos con nalgadas o tirando de las orejas. Pero al menos en esos días la escuela tenía como objetivo ofrecer una vida más digna.

Hoy en día los niños asisten a la escuela más que nunca, pero  aprenden mucho menos. Aprenden casi nada. La proporción de la población mexicana que sabe leer y escribir está subiendo, pero en números absolutos hay más personas analfabetas en México ahora que los que había hace 12 años.

Incluso si la base de la alfabetización, la capacidad de leer una señal de tráfico o boletín de noticias va en aumento, la práctica de la lectura de un libro no lo es.

Una vez un país razonablemente bien educado, México, tomó el penúltimo lugar, entre 108 países, en una evaluación de la Unesco de los hábitos de lectura hace unos años.

Uno no puede dejar de preguntar al sistema educativo mexicano: «¿Cómo es posible que yo entregue un niño durante seis horas al día, cinco días a la semana, y me regresas a alguien que es básicamente un analfabeto?»

A pesar de los recientes avances en el desarrollo industrial y el creciente número de graduados en ingeniería, México está hundiéndose socialmente, políticamente y económicamente porque muchos de sus ciudadanos no leen.

Al asumir el cargo en diciembre, nuestro nuevo presidente, Enrique Peña Nieto, inmediatamente anunció un programa para mejorar la educación. Esto es típico. Todos los presidentes lo hacen al tomar la oficina.

¿El primer paso en su plan para mejorar la educación? Poner a la líder del sindicato de maestros, Elba Esther Gordillo, en la cárcel.

La señora Gordillo, quien ha dirigido la unión de 1,5 millones de miembros durante 23 años, es sospechosa de malversar unos 200 millones de dólares. Ella debe estar tras las rejas, pero la reforma educativa con un enfoque en los profesores en lugar de los estudiantes, no es nada nuevo.

Desde hace muchos años el trabajo de la Secretaría de Educación ha sido la de no educar mexicanos, sino hacer frente a los profesores y sus problemas laborales.

Nadie en México organiza mayor número de huelgas que el sindicato de maestros. Y, tristemente, muchos profesores, que suelen comprar o heredar su puesto de trabajo, son carentes de educación ellos mismos.

Durante una huelga en 2008 en Oaxaca, recuerdo haber caminado por el campamento temporal en búsqueda de un maestro leyendo un libro. Entre las decenas de miles de personas no encontré ninguno. Encontré gente escuchando la música a niveles de discoteca, viendo la televisión, jugando a las cartas o al dominó, vegetando. Vi algunas revistas del corazón, también.

Así que no debería haberme sorprendido por la respuesta cuando hablé en un evento reciente para promover la lectura para un público de unos 300 jóvenes de 14 y 15 años de edad.

LECTORES ADOLESCENTES«¿A quién le gusta leer?», les pregunté. Sólo uno levantó la mano en el auditorio. Escogí cinco de la mayoría ignorante y les pedí que me dijeran por qué no les gustaba leer. El resultado era previsible: tartamudeaban, se quejaban, se impacientaban. Ninguno fue capaz de articular una frase, expresar una idea.

Frustrado, le dije a la audiencia dejar el auditorio e ir a buscar un libro para leer. Uno de
sus profesores se acercó a mí, muy preocupado. «Todavía tenemos 40 minutos para el final», dijo. Les pidió a los niños sentarse de nuevo y comenzó a contar una fábula sobre una planta que no podía decidir si quería ser una flor o una cabeza de repollo.

«Señor», susurré, «esa historia es para niños de kinder».

En 2002, el presidente Vicente Fox inició un plan nacional de lectura que eligió como portavoz a Jorge Campos, un jugador de fútbol popular. Además, ordenó a millones de libros impresos y construyó una inmensa biblioteca.

Por desgracia, los maestros no fueron capacitados adecuadamente y a los niños no se les dio tiempo para su lectura en escuela. El plan se centró en el libro en lugar del lector.

He visto depósitos llenos de cientos de miles de libros olvidados, destinados a las escuelas y bibliotecas, simplemente esperando a que el polvo y la humedad los conviertan en basura.

Hace unos años hablé con el secretario de Educación de mi estado natal, Nuevo León, sobre lectura en las escuelas. Me miró sin entender lo que quería. «En la escuela, a los niños se les enseña a leer,» dijo. «Sí», le contesté, «pero ellos no leen.» Le expliqué la diferencia entre saber leer y leer realmente, entre descifrar las señales de tráfico y el acceso a la canon literario. Se preguntó cuál es el punto de hacer que los estudiantes lean «Don Quijote». Dijo que necesitábamos enseñarles a leer el periódico.

Cuando mi hija tenía 15 años, su profesor de literatura prohibió toda ficción en su salón de clases. «Estamos para leer libros de historia y biología «, dijo,» porque de esa manera se va a leer y aprender al mismo tiempo”.

En nuestras escuelas, a los niños se les enseña lo que es fácil de enseñar en lugar de lo
que necesitan para aprender. Es por esta razón que en México – y en muchos otros países del mundo– los de humanidades han sido dejados de lado.

Hemos convertido las escuelas en fábricas de empleados. Sin desafíos intelectuales, los estudiantes pueden avanzar de un nivel a otro, siempre y cuando asistan a clase y se sometan a los docentes. En este sentido, es natural que en la escuela secundaria se preparen choferes, camareros y lavavajillas.

Esto no es sólo acerca de mejor financiamiento. México gasta más del 5 por ciento de su PIB en la educación – aproximadamente el mismo porcentaje que los Estados Unidos-. Y no se trata de teorías pedagógicas o nuevas técnicas que buscan atajos. El equipo educativo no necesita ajuste, sino que necesita un cambio completo de dirección.

Es necesario que los estudiantes lean, lean y lean. Pero tal vez el gobierno mexicano no está preparado para que su pueblo sea verdaderamente educado. Sabemos que los libros dan ambiciones, expectativas a la gente, un sentido de la dignidad.

Si mañana nos despertáramos educados como los finlandeses, las calles estarían llenas de ciudadanos indignados y nuestro gobierno asustado se estaría preguntando dónde estas personas obtuvieron un entrenamiento para algo más que un lavavajillas.