La autonomía no se vulnera si un juez hace cumplir el derecho universitario

Durante la ceremonia conmemorativa del 56 aniversario de la fundación de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC), el rector de la máxima casa de estudios superiores en el estado, Felipe Cuamea Velázquez, advirtió que no se permitirá que cualquier entidad o autoridad externa pretenda dictar reglas de admisión o de ingreso a la universidad para grupos o personas en particular.

A los Cuatro Vientos

El rector dijo entonces: “Me preocupa que algunas personas intenten vulnerar esta autonomía; sería muy riesgoso no sólo para la UABC, sino para todo el sistema educativo a nivel público federal, que el ingreso a las universidades estuviera dictado por tribunales externos”.

Y remató: “La UABC es una institución pública, pero no es una dependencia de gobierno, ni un instrumento al servicio de partidos políticos o grupos de interés; tampoco es un botín. La autonomía no significa subordinación, pero tampoco implica confrontación ni con los gobiernos, ni con la sociedad”.

Al respecto Daniel Solorio Ramírez, maestro en Derecho Público, ex magistrado presidente de la Segunda Sala del Tribunal de Justicia Electoral del Estado de Baja California y profesor de la UABC -«en exilio decretado por el rector Felipe Cuamea»-,, envió A los Cuatro Vientos la siguiente opinión:

«Los abogados de Felipe Cuamea, rector de la Universidad Autónoma de Baja California, debieran explicarle que la autonomía no se vulnera si un juez hace cumplir el derecho universitario, obligando al gobierno de la UABC a que inscriba a uno o varios estudiantes rechazados.

«Tal vez el doctor Felipe Cuamea está incómodo porque hace dos o tres semanas la primera Sala del Tribunal de lo Contencioso Administrativo del Estado condenó al gobierno de la UABC a inscribir en la Facultad de Medicina a un estudiante, y en breve hará lo mismo con otros casos.

«Eso debiera alegrarle pues tendrá razones fuertes para pedir más recursos a los gobiernos federal y estatal.

«La aplicación de la Ley Orgánica y los demás reglamentos universitarios no queda, en última instancia, al arbitrio final del gobierno universitario, pues éste, igual que cualquier gobierno, está también sujeto a la interpretación judicial de la ley, lo que sólo compete a los jueces.

«La autonomía no exenta al gobierno universitario de someter sus actos a la ley, y eso es competencia de los jueces.

«No es correcto que el doctor Cuamea -quien sin haber tenido los votos suficientes de la Junta de Gobierno funge como rector de la UABC-, se exprese en un lenguaje tan desconocedor de los conceptos básicos de la convivencia en un Estado de Derecho.

«Sus abogados debieran sacarlo del error tan evidente en que se encuentra, al hablar de ese tema en ese lenguaje».