Sí saben mover el abanico, y los expedientes.

Soberano “estatequieto” al PAN y a Calderón propinó el Auditor Superior de la Federación con su informe de la cuenta pública 2011.

Manuel Narváez Narváez/ A los Cuatro Vientos

Los titulares de los medios informativos del Distrito Federal dieron cuenta, de manera uniforme, sobre las irregularidades cometidas en el penúltimo año de las administraciones panistas. Y no era para menos, el tema de la corrupción vende, más si se trata de justificar la salida de Acción Nacional de los Pinos.

Destacan, por el morbo de las cifras y los nombres de los destinatarios, la devolución de impuestos a los consorcios más poderosos del país; el fracaso en el combate a la impunidad, el escándalo del sobreprecio pagado por la estela de luz y el despilfarro de recursos en planes educativos que no funcionaron.

Como ya se está haciendo costumbre en este incipiente gobierno de la república, los escuderos y cabilderos del presidente aplacan los “levantamientos” de las fuerza políticas mientras el mandatario de la nación realiza sus giras al extranjero.

La oposición, la formal, esa que trae el reconocimiento del titular del ejecutivo federal, apenas si arranca para señalar las debilidades de la nueva administración, cuando ya le cayeron encima “meteorotes” para recordarles que tienen la lengua más corta que la cola.

Sin alguien duda, todavía, como se domestican tiburones de los órganos jurisdiccionales y autónomos (IFE, TRIFE, SCJN Y ASF), que pongan más atención en los aterrizajes forzosos de los temas más calientes que trata de chamuscar la presidencia de la República.

Las gráficas que muestran los daños provocados por los granadazos al palacio de gobierno de Tamaulipas, la expansión de las “guarias comunitarias”, el escándalo de corrupción del exgobernador de Tabasco, el ejecutómetro que no se detiene, el twittazo de Calderón sobre “Todos Somos Juárez”, el pleito entre Beltrones y el gobernador de Guerrero y hasta el borrachazo del “niño verde”, simplemente pasan a ser temas de segunda mano porque la carne puesta en el asador por Juan Manuel Portal, el auditor, está en su punto.

Las cifras que se mencionan en el informe de Portal en nada abonan al gobierno de Felipe Calderón, llámese PAN también. Al primero que le hicieron llegar copia de traslado es al senador calderonista y coordinador de los senadores azules, Ernesto Cordero, a quien le cargan la viga por la devolución de 283 mil millones de pesos por conceptos de IVA, ISR, DTA, IETU e IED, equivalente a casi el 14% de la recaudación total del 2011, a los grupos económicos más poderosos de México.

Al también senador y ex secretario de la Función Pública, Salvador Vega, le dicen en entrelíneas que el combate a la corrupción y el servicio civil de carrera fueron tan efectivos como los resultados de un producto milagro.

Al extitular de la SEP, Alonso Lujambio (qepd), le recuerdan, donde quiera que se encuentre, que la construcción de la estela de luz, la que fue construida para conmemorar el bicentenario de la independencia, tuvo un sobrecosto de más de 300 millones de pesos.

Por último, le mandan decir a la maestra Gordillo, que su yerno, exsubsecretario de la SEP,  malgastó 19 mil millones en programas que sirvieron para dos cosas, para nada y pa pura chi….stosa.

El informe del auditor, muy oportuno por cierto, detalla los rubros auditados, pero cuida escrupulosamente los términos de las observaciones para no incurrir en violaciones que deriven en peticiones de destitución; sin embargo, la caratula de su informe y el mensaje enviado son alimento para la suspicacia, la especulación y la leña verde, si tomamos en cuenta que de los miles se señalamientos administrativos, solo 132 llevan carácter de penal.

No sé si los “meteorotes” lanzados a Cordero, Vega Casillas y Fernando González, en menor tamaño a Jordy Herrera, Abelardo Escobar y Francisco Mayorga, vayan a provocar mayores estragos que los mediáticos, lo que sí me queda claro es que los chicos del nuevo jefe los tienen agarrados de los alimentos al alza por la cuestión de la fiebre aviar. Ya ven como los hijos de la revolución saben mover el abanico, y los expedientes.

P.D. En 2002 la bancada federal del PAN en San Lázaro, encabezada entonces por FCH, y de la que fui integrante, rehusó entrarle a fondo el tema de la corrupción, al menos en el último año del viejo régimen. Apenas si dio vista al ministerio público por el “Pemexgate”. Romero Deschamps, Ricardo Aldana, Rogelio Montemayor y Beatriz Paredes hoy gozan de cabal salud política.

*Manuel Narváez Narváez. Jarocho de nacimiento en el 65, y chihuahuense por adopción desde el 82. Ex alumno de la FCA de la UACH. Editorialista de diversos medios de comunicación desde 1988. Ex -Diputado Federal y Local por Chihuahua, ex Delegado de la Reforma Agraria. Múltiples cursos de Marketing Político y de Seguridad Nacional en USA. Analista Político del Canal 28, Editorialista del Diario de Chihuahua y La Polaka de Juárez, entre otros tantos en diversas entidades de la República. Director del periódico digital alcontacto.com.mx (mnarvaez2008@hotmail.com, Twitter; @manuelnarvaez65)