¿Vivir con 60 pesos? Seis millones de mexicanos lo hacen diariamente

Casi el mismo número, seis millones 200 mil mexicanos, no estudia ni trabaja.

Notimex / Reforma

En México, 6.6 millones de personas viven con 60 pesos diarios, mientras que otras 2.5 millones están desempleadas, reconoció Alfonso Navarrete Prida, titular de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS).

Casi el mismo número, seis millones 200 mil mexicanos, no estudia ni trabaja, refirió el secretario.

Durante una reunión con los secretarios del Trabajo de las entidades de la República, el funcionario hizo un recuento de las condiciones del empleo en México.

Asimismo, señaló que seis de cada diez trabajadores laboran en la informalidad y sin seguridad social, mientras que 4 millones trabajan pero no perciben ingresos.

El secretario añadió en su informe que, cada año, más 800 mil personas buscan empleo.

A continuación el discurso íntegro del secretario en el que dio a conocer estos datos:

«SEÑORAS Y SEÑORES SECRETARIOS DEL TRABAJO DE LAS ENTIDADES FEDERATIVAS. 
SERVIDORES PÚBLICOS DE LA SECRETARÍA DEL TRABAJO Y PREVISIÓN SOCIAL. 
AMIGAS Y AMIGOS DE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN:
 
Me complace recibir en las instalaciones de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social a las secretarias y secretarios del trabajo o titulares de las áreas que en las entidades federativas atienden esta importante materia, fundamental para el desarrollo del país.
 
La nueva etapa de desarrollo nacional, iniciada el pasado 1 de diciembre está señaladamente marcada por el acercamiento real de las autoridades federales con las contrapartes de los estados, por la intención del Presidente de la República, Lic. Enrique Peña Nieto, de fortalecer en los hechos, no en el discurso, el pacto federal, de hacer alianza con las entidades federativas que es la mejor forma de enfrentar los problemas que nos son comunes.
 
Los problemas que afectan al empleo en México constituyen uno de los mayores retos en el mediano plazo y largo plazos.
 
El Presidente de la República en su primer mensaje a la Nación señaló que el principal objetivo económico de su administración es mejorar los ingresos de las familias. La forma de hacerlo es propiciando las condiciones que permitan el crecimiento económico, la expansión del mercado interno, detonando la productividad con beneficios compartidos, para contar con más y mejores de calidad, empleos formales.
 
A lo largo de estos primeros 83 días del nuevo Gobierno de la República, el empleo ha estado presente como un punto central en las trascedentes decisiones políticas que se han tomado para enfrentar algunos de los más serios problemas del país y en los compromisos asumidos por el titular del Ejecutivo Federal frente a la sociedad mexicana: figura en el Programa nacional para la Prevención Social de la Violencia y la Delincuencia y en la Cruzada Nacional contra el Hambre.
 
El Presidente de la República sabe que en estos momentos estamos reunidos, valora en mucho su respuesta a la convocatoria de dialogar, de llegar a consensos, les saluda con aprecio y me ha dado instrucciones de solicitarles por el bien de México, trabajar de manera coordinada, sin otro propósito que servir al país. Habré de darle cuenta puntual de estos trabajos.
 
Los retos que en los secretarios de trabajo del país habremos de enfrentar en los próximos años son formidables:
 
·       Seis de cada diez trabajadores laboran en la informalidad, sin seguridad social.
·       Dos millones y medio de mexicanos no tienen trabajo, de ellos 950 mil son mujeres y un millón 300 son jóvenes.
·       Seis millones 200 mil mexicanos no estudian ni trabajan.
·       Cuatro millones de personas trabajan pero no perciben ingresos.
·       6.6 millones de trabajadores perciben hasta 60 pesos diarios.
·       Cada año, más 800 mil personas buscan empleo.

Este es el tamaño de nuestra responsabilidad: mejorar las condiciones de los trabajadores, apoyar el crecimiento económico y mantener la paz laboral en el país para que los empresarios inviertan y generen más empleos formales.
 
Es un reto de enormes dimensiones que requiere la suma de esfuerzos y recursos, la coordinación de acciones y programas, el talento de nuestros colaboradores, la claridad en las decisiones para lograr el México en Paz, Incluyente, de Progreso, con educación de calidad y un actor internacional con responsabilidad social»-