Vinos de calidad en BC hasta por 40 años más. Indispensable, regular crecimiento urbano y habitacional en la región vitininícola

Frente al contexto del cambio climático en el planeta, la región vitivinícola de Baja California, la más importante en México para la producción de vinos de alta calidad, tiene hasta 40 años para seguir siendo apta para el cultivo y producción de uvas.

Javier Cruz Aguirre / A los Cuatro Vientos

Por ello y para asegurar el futuro exitoso de la industria y de los sectores asociados (turismo ecológico y gastronomía), es fundamental poner en marcha de inmediato la aplicación de al menos ocho estrategias de adaptación al calentamiento global en la región vinícola recomendadas en un estudio que el Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada (CICESE) elaboró para el Senado de la República y el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT).

El documento, que terminó su primera fase a principios de este año en y ya trabaja en su segunda etapa -estudio a detalle de la permanencia y extensión de enfermedades de la vid-, destaca que un factor sumamente limitante en Baja California es el agua.

“Varios acuíferos de la región vitivinícola (de Baja California) están sobre explotados y sobre concesionados”, destaca el escrito para luego señalar:

“Escenarios de gasto de agua sólo por crecimiento poblacional, sin incluir cambio climático, generador por la UABC (Universidad Autónoma de Baja California), indican aumentos considerables en el gasto de agua en el Valle de Guadalupe en la próxima década”.

Por ello, concluye la indagación del principal centro de investigación y educación superior del Consejo Nacional para la Ciencia y la Tecnología (CONACYT), “el desarrollo urbanístico en el valle (de Guadalupe) tiene que ser bien planeado, de acuerdo a una visión de largo plazo”.

Entre las estrategias de adaptación que propone el CICESE destacan:

1.- Regular el crecimiento urbano y la vivienda de la región respetando el ordenamiento territorial y la vocación del uso del suelo, acción en la que se deben involucrar la SEMARNAT, el Instituto Municipal de Investigación y Planeación (IMIP) de Ensenada y la Secretaría de Protección al Ambiente (SPA) del gobierno de Baja California.

2.- Crear o mejorar una plataforma en línea para consulta en tiempo real de estaciones automáticas y bases de datos históricas por las instituciones académicas como el CICESE, la UABC y el Colegio de la Frontera Norte (COLEF).

3.- Que la CONAGUA implemente obras de retención de agua pluvial en áreas estratégicas ya identificadas.

4.- Apoyar la infraestructura agrícola para hacer un uso eficiente del agua, acción que le corresponde liderar a la SAGARPA y al Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP).

5.- Mantener y extender el monitoreo continuo en la región vitivinícola con estaciones meteorológicas automatizadas por parte de la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA), la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) y las empresas vinícolas.

6.- Identificar y evaluar variedades de uva resistentes al estrés hídrico, altas temperaturas, salinidad y plagas, acción que deben encabezar los sectores académico y empresarial, así como el INIFAP.

7.- Que la SPA y las compañías productoras de vino de mesa promuevan la expansión de la región vitivinícola hacia las serranías de la región, manteniendo un balance sustentable con la vegetación nativa.

8.- Impulsar la vinculación de los centros de investigación con el sector vitivinícola para la transferencia de tecnología, conocimiento y desarrollo de capacidades.

Las propuestas son el resultado de una investigación que determinó un promedio de temperatura en el tope máximo del clima ideal para la siembra de uvas (24 grados centígrados) de hasta 30 años, así como una reducción de hasta el 15 por ciento en las precipitaciones pluviales en las temporadas de invierno-primavera, con un ligero aumento en las lluvias de verano lo cual favorecería la permanencia y extensión de enfermedades en la vid.

La doctora en Geografía Tereza Cavazos, vicepresidente de la Unión Geofísica Mexicana (UGM), representante de la Red Temática CONACYT de Desastres Asociados a Fenómenos Hidrometeorológicos y Climáticos, y responsable técnica del CICESE en el grupo de trabajo que desarrolla el Programa de Acción ante el Cambio Climático de Baja California, detalló una parte del documento titulado “Industria Vitivinícola de Baja California; Situación actual y bajo condiciones de cambio climático”

En una entrevista hecha en el programa Voces, de la estación radiofónica XS 92.9 FM de Ensenada, Baja California, la investigadora reveló que el estudio lo hizo el CICESE a petición del Instituto Nacional de Ecología y el Senado de la República, cuerpo legislativo que actúa en representación de un grupo de empresarios del ramo, legisladores y gobernantes bajacalifornianos.

A continuación, el audio de la charla: