El abrazo

Sepultado en las cobijas, desvelado, prendo la TV, a ver un cachito de «Despertares» (Robin Williams y Robert DeNiro)

Antonio Carbajal */ A los Cuatro Vientos

El paciente empieza a regresar a la catatonia y sufre terribles tics que lo estremecen y balancean aunque se nota su lucha por quedarse quieto. Está hablando con la mujer de quien se enamoró y a quien decidió no ver más. Decírselo fue aún más difícil que la enfermedad. Balbucea y se retuerce aún cuando le da la mano para articular «Sólo quería decir adiós». Ella no suelta su mano, lo retiene, va hacia él, lo obliga a tomarla por la cintura y baila con él aprovechando un piano de fondo. Al principio se mueven grotescamente por los estremecimientos de él pero a cada segundo la tormenta se apacigua hasta que los dos parecen flotar meciéndose en un salón de baile y no en el comedor de un hospital. Ella se abraza a él conmovida y él está sereno y feliz, tatuando en su memoria el olor de ese cabello y su tacto en la mejilla. Ya no quiere sanar, su único deseo es que la música nunca acabara.

Cuántas veces las personas alrededor nuestro nos regalan un milagro sólo con un abrazo o un gesto aún sin darse cuenta? Ellos no saben qué tormentas calman en nosotros, tal vez debiéramos decirles. Tal vez ellos debieran ser tan sensibles de notarlo. ¿Nosotros nos damos cuenta de qué tan felices o infelices hacemos a la gente que queremos? ¿Nos hacemos los tontos, nos importa?

tony y lucía
*Antonio Carbajal, creativo y diseñador gráfico ensenadense. En su sitio de facebook se define así: «Técnico en urgencias médicas oxidado. Diseñador gráfico de corazón».  En esta foto, con su hijita Lucía.