Historia castrense

Pere Calder/ El Cuento

Si les hubiera ordenado saltar por la ventana, lo que habrían hecho casi con alegría, porque confiaban en él ciegamente.

Hasta que un día les ordenó que saltaran por la ventana, y entonces despertaron todos, porque un hombre que decide cosas semejantes no es de fiar.