Aplicarán "lluvia sólida" en BC y otras tres zonas secas de México

La nueva tecnología beneficiará más de 50 mil hectáreas en Zacatecas, Tamaulipas, Guanajuato y Baja California; firman convenio.

Agencia Notimex / Revistra Agro 2000

El dirigente de la Central Campesina Cardenista, Max Correa, aseguró que con la aplicación de tecnología de lluvia sólida en las zonas áridas se beneficiarán más de 50 mil hectáreas en los estados de Zacatecas, Tamaulipas, Guanajuato y Baja California.

Añadió que con el impulso de las nuevas tecnologías se puede beneficiar al campo, elevar su productividad, mejorar los ingresos de los pequeños productores y abatir la dependencia alimentaria.

En el marco de la reunión de la Comisión Política de la Central Campesina Cardenista, Correa Hernández hizo un reconocimiento a los investigadores comprometidos que ponen la ciencia al servicio de la sociedad para alcanzar logros que beneficien al país.

Asimismo, se firmó un convenio con Sergio Rico, científico del Instituto Politécnico Nacional (IPN), mediante el cual se aplicará la tecnología llamada lluvia sólida en los estados y territorios donde sea propicio.

Sergio Rico, quien fue nominado en 2012 para ganar el Premio Mundial del Agua, reconoció la labor de la organización por ser la primera en firmar un convenio para el uso de la tecnología que, dijo, puede ser una respuesta para mejorar la producción y una herramienta clave en la Cruzada Nacional contra el Hambre.

A su vez, el dirigente de la organización campesina en Zacatecas, Juan Pablo Castañeda Lizardo, presentó los resultados de implementar dicha tecnología en tierras de cultivo de los campesinos de esa central campesina la entidad.

Señaló que Zacatecas es uno de los estados que más han sido afectados por la sequía en los últimos años, y los resultados demostraron que la tecnología es funcional para los pequeños productores.

Lluvia sólida, alternativa contra la sequía en México

La denominada “lluvia sólida”, creada por el químico mexicano Sergio Jesús Rico Velasco, puede ser una alternativa al problema de la sequía que padecen algunos estados del norte del país, aseguró el Instituto Politécnico Nacional (IPN).

El Economista

AGUA SOLIDADicha herramienta, creada por un egresado de esa casa de estudios, ayudaría también a mejorar la eficiencia agrícola mediante sistemas de irrigación óptimos, indicó la institución.

La “lluvia sólida” es creada con base en la fórmula de poliacrilato de potasio, que permite gelatinizar los líquidos y rehidratarlos repetidas veces durante su vida útil, que va de ocho a 10 años, y está altamente probada.

En 2005 el ingeniero realizó un estudio comparativo en sembradíos de maíz del poblado de Aguahedionda, en Autlán, Jalisco, donde aplicó dos sistemas de riego: el tradicional, a través del cual con lluvia líquida de temporal se cosecharon 600 kilogramos por hectárea, y el de “lluvia sólida”, con el que se recogieron 10 toneladas de grano por hectárea.

La lluvia sólida se ha aplicado también en los poblados de Perote, Veracruz; La Piedad, Michoacán, y Topilejo, Distrito Federal, así como en India con sembradíos de papaya, mango, cacahuate, algodón, trigo y palmeras de coco.

Con el sistema tradicional esos cultivos requieren riegos de 80 litros, una vez por semana, a diferencia del método con lluvia sólida, en el que sólo es necesario un riego de 50 litros cada tres meses.

En Colombia se aplicó ese novedoso método de irrigación en invernaderos de rosas y claveles; “los resultados indicaron un ahorro de 75% en los costos de riego, un ciento por ciento en incremento de follaje y flores, y 300% en desarrollo de raíces”, explicó el investigador.

Rico Velasco señaló que el producto puede utilizarse en vegetación de todo tipo, como pastos, bosques, campos, invernaderos y sobretodo en la producción de alimentos, además de ser ideal para sembrar en zonas áridas, áreas de baja precipitación y parcelas de riego.

“La lluvia sólida es un sistema de riego que a diferencia de otros, como el de goteo y cintillo, es el único que emplea agua en estado sólido; los resultados son extraordinarios porque la raíz se mantiene húmeda por varios meses y se rehidrata en repetidas ocasiones, con las precipitaciones”, resaltó.

El experto indicó que también se puede almacenar en costales, lo que permite su transportación hasta los lugares de difícil acceso, como montañas, donde se dificulta la entrada de una pipa de agua pero es posible enviarlo en animales de carga.

Explicó que la lluvia es capturada de los techos y otros medios, posteriormente es dirigida y almacenada en recipientes de cualquier tipo; una vez que está en contenedores, se realiza el proceso de solidificación.

Dijo que el continuo crecimiento de los desiertos, el cambio climático y la incertidumbre de la temporada de lluvias son problemas que se superan con la instalación de la “lluvia sólida” en la raíz de las plantas, pues la humedad permite la siembra, cosecha y sobrevivencia aún en temporada de sequía.

Por el manejo de esta exitosa metodología de irrigación con agua sólida, el ingeniero Rico Velasco está nominado al Premio Mundial del Agua 2012, que año con año otorga el Instituto Internacional Hídrico de Estocolmo (SIWI), en la capital de Suecia.

Un producto asombroso

LLUVIA SOLIDA EN MANOContrario a otros productos que se dicen similares al “Agua Sólida”, como las marcas «Agrogel» o el «Hidrogel», que sí aumentan la incidencia de hongos y bacterias en las plantas, no permiten la infiltración natural del agua hacia el subsuelo, utilizan mucha agua y su vida útil es de 3 años aproximadamente, el invento del ingeniero Sergio Jesús Rico Velasco es un producto totalmente diferente en su composición química (son poliacrilatos de potasio) y retiene el agua en forma diferente al «agrogel», ya que la también llamada “lluvia sólida” mantiene adheridas las moléculas del agua hasta que la planta las absorba.

Y como es una producto diseñado especialmente para la producción agrícola, este tipo de problemas que se tenían con el «Agrogel» fueron estudiados y resueltos.

A continuación, algunas novedades de la “lluvia sólida”:

– Tiene una vida útil de hasta 10 años.

– Retiene hasta 500 veces su peso en agua. Por lo que con sólo un kilo de este producto, puedes solidificar hasta 500 litros de agua de lluvia.

– En cultivos, por ejemplo de maíz, se utilizan únicamente 25 kilogramos de producto por hectárea, lo que significa que por hectárea se tendrían hasta 12,500 litros de agua disponible sólo para los cultivos, porque el líquido no se pierde.

– No permite la pérdida del líquido por evaporación.

– Una vez que se satura de agua, el resto de ésta se infiltra al subsuelo permitiendo que los mantos acuíferos se restablezcan.

– Se puede mantener en forma sólida dentro de costales durante meses (a la sombra) sin que se reproduzcan hongos ni bacterias.

– Permite la siembra aunque no haya llovido.

– Como las plantas tienen disponible al agua durante mucho más tiempo, no sufren de estrés hídrico y pueden duplicar su tamaño y productividad.

– Es totalmente inocuo para el medio ambiente y para el hombre. Cuenta con certificación para utilizarlo en siembra de productos orgánicos.

– Cumple con normas oficiales de la FDA estadounidense.

– Disminuye el consumo del agua.

– Reduce gastos de distribución del agua.

– Y además se utiliza para combatir incendios forestales sin arriesgar vidas, y reduciendo el agua consumida normalmente para estos propósitos.

Así, es común confundir estos productos, pero las diferencias son asombrosas.