Renuncia Benedicto XVI a su cargo frente a la grey católica. La pederastia sacerdotal, uno de sus pendientes

El Papa Benedicto XVI decidió hoy, de manera sorpresiva presentar su renuncia al pontificado debido a su “edad avanzada”, a partir del próximo 28 de febrero, durante un Consistorio Ordinario que celebró ante cardenales de la Curia Romana.

El último Papa que renunció fue Gregorio XII, el veneciano Ángelo Correr, quien se retiró en 1415, dos años antes de morir.

Agencias EFE y Notimex

“Después de haber examinado ante Dios reiteradamente mi conciencia, he llegado a la certeza de que, por la edad avanzada, ya no tengo fuerzas para ejercer adecuadamente el ministerio petrino”, dijo el Papa en un sorpresivo anuncio durante el consistorio para fijar las fechas de canonización de tres causas.

El pontífice, que cumplirá 86 años en abril, afirmó que “en el mundo de hoy es necesario también el vigor tanto del cuerpo como del espíritu, vigor que en los últimos meses, ha disminuido en mí de tal forma que he de reconocer mi incapacidad para ejercer bien el ministerio que me fue encomendado”.

El portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, dio lectura a la carta del Papa: “Después de haber examinado ante Dios reiteradamente mi conciencia, he llegado a la certeza de que, por la edad avanzada, ya no tengo fuerzas para ejercer adecuadamente el ministerio petrino. Soy muy consciente de que este ministerio, por su naturaleza espiritual, debe ser llevado a cabo no únicamente con obras y palabras, sino también y en no menor grado sufriendo y rezando”, escribió el Papa.

Lombardi también destacó que el papa ha tomado la decisión en plenas facultades mentales y recordó que la renuncia de un Papa está prevista en el Código de Derecho Canónico, que establece que para que sea válida es necesario que sea libre y precisa que no puede ser aceptada por nadie.

La renuncia de un Papa está prevista en el Código de Derecho Canónico, que establece que para que sea válida es necesario que sea libre y precisa que no puede ser aceptada por nadie. “Si el Romano Pontífice renunciase a su oficio, se requiere para la validez que la renuncia sea libre y se manifieste formalmente, pero que no sea aceptada por nadie”, precisa el canon 332.2 del Código de Derecho Canónico, único elemento válido para juzgar el tema.

El Código de Derecho Canónico subraya que los dos modos previstos en la legislación para el cambio en la cabeza del a Iglesia son el fallecimiento (del Papa) o su renuncia y que este segundo supuesto tiene una peculiaridad: “no se requiere que sea aceptada por nadie, dado que no tiene superior en la tierra”.

Asimismo, agrega que “una vez hecha la renuncia y manifestada, en el modo que sea, a la Iglesia por el Romano Pontífice queda vacante (la sede pontificia) y no puede volverse atrás”. Una vez la Sede Apostólica está vacante se procede a la convocatoria de un cónclave para elegir al nuevo Papa. En este caso, la Sede Vacante comenzará el 28 de febrero de 2013 a las ocho de la tarde de Roma, según anunció el propio Pontífice en su carta de renuncia.

Benedicto XVI comenzó su pontificado el 19 de abril de 2005. Dejará vacante la misión de liderar la Iglesia Católica el 28 de febrero próximo, tras lo que deberá ser convocado el cónclave para la elección del nuevo Sumo Pontífice.

Joseph Ratzinger nació en Marktl am Inn, en Alemania, el 16 de abril de 1927, Ratzinger participó en la II Guerra Mundial, en los servicios antiaéreos alemanes. Posteriormente, estudió en la Escuela Superior de Filosofía de Freising y se doctoró en teología por la Universidad de Munich.

Benedicto XVI fue ordenado sacerdote el 29 de junio de 1951 y optó por la labor docente. Fue profesor de Teología y de Dogmática e Historia del Dogma en diversas universidades alemanas. Intervino como consultor del arzobispo de Colonia en el Concilio Vaticano II y en marzo de 1977, fue designado arzobispo de Munich y Freising. Ese año, se convirtió en cardenal y en 1981 prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe (antiguo Santo Oficio). En ese puesto fue confirmado en 1996 por tiempo indefinido.

Responsable de las medidas disciplinarias adoptadas por el Vaticano contra los teólogos de la liberación, Ratzinger fue nombrado en 2002 Decano del Colegio de Cardenales, y como tal, fue el “primus inter pares” entre los purpurados. Le correspondió oficiar la misa de funeral por Juan Pablo II fallecido el 2 de abril de 2005 y la misa “pro eligendo pontífice”, previa al cónclave por él convocado para elegir al sucesor del Papa.

Para su Pontificado eligió el nombre de Benedicto XVI y se convirtió en el Papa 265 de la historia de la Iglesia y el sexto alemán desde Víctor II (1055-1057). Su primer viaje oficial fuera de Italia lo realizó en agosto de 2005 a Alemania, su país natal, donde visitó la sinagoga de Colonia, la segunda vez que un papa pisaba un templo judío desde que Juan Pablo II entró en el de Roma en 1986 y la primera de un pontífice al país del Holocausto. En Alemania, Ratzinger condenó con dureza el nazismo.

En sus años de pontificado ha visitado una veintena de países, entre ellos España, donde viajó en tres ocasiones, 2006, 2010 y 2011. Ha publicado tres encíclicas “Deus caritas est” (2006); “Spe salvi” (2007) y “Caritas in veritate” 2009 y el nuevo compendio del Catecismo de la Iglesia Católica en 2005.

En 2007 eliminó el limbo, suprimió la elección de Papa por mayoría simple, propició la celebración en la misa en latín, según el rito tridentino y en 2008, modificó, del Missale Romanum, la plegaria por los judíos. En 2009 revocó la excomunión a los obispos ordenados por Lefebvre y abrió las puertas de la Iglesia de Roma a los tradicionalistas anglicanos. En 2010 promulgó el documento para luchar contra el blanqueo de dinero en las instituciones financieras vaticanas, el primero decretado por un pontífice. Ese año, el quinto de su pontificado, fue el más complicado por las denuncias de casos de sacerdotes pederastas, que incluso afectaron al propio pontífice al que se acusó de no atajar el problema durante su labor como arzobispo de Munich y en su etapa de prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

En 2011 se publicó la segunda parte de su libro “Jesús de Nazaret”, en el que exonera a los judíos de ser responsables de la muerte de Jesús, y en 2012 se convirtió en el segundo Papa que visita Cuba en la historia de la Iglesia, después de Juan Pablo II. En noviembre de 2012 presentó “La Infancia de Jesús”, en el que sorprendió con su reflexión sobre la ausencia de la mula y el buey en el pesebre donde nació Jesús.

Ha proclamado 34 santos y alrededor de 600 beatos, entre ellos, su predecesor el papa Juan Pablo II el 1 de mayo de 2011. El anuncio tomó de sorpresa a los mismos funcionarios de la Santa Sede y a los mismos periodistas, ya que en el pequeño Estado Vaticano este día es feriado por conmemorarse la firma de los Pactos de Letrán con Italia.

Palabras del Papa en las que anuncia su renuncia ante el consistorio para fijar las fechas de dos canonizaciones:

“Queridísimos hermanos. Os he convocado a este Consistorio, no sólo para las tres causas de canonización, sino también para comunicaros una decisión de gran importancia para la vida de la Iglesia. Después de haber examinado ante Dios reiteradamente mi conciencia, he llegado a la certeza de que, por la edad avanzada, ya no tengo fuerzas para ejercer adecuadamente el ministerio petrino. Soy muy consciente de que este ministerio, por su naturaleza espiritual, debe ser llevado a cabo no únicamente con obras y palabras, sino también y en no menor grado sufriendo y rezando. Sin embargo, en el mundo de hoy, sujeto a rápidas transformaciones y sacudido por cuestiones de gran relieve para la vida de la fe, para gobernar la barca de san Pedro y anunciar el Evangelio, es necesario también el vigor tanto del cuerpo como del espíritu, vigor que, en los últimos meses, ha disminuido en mí de tal forma que he de reconocer mi incapacidad para ejercer bien el ministerio que me fue encomendado. Por esto, siendo muy consciente de la seriedad de este acto, con plena libertad, declaro que renuncio al ministerio de Obispo de Roma, Sucesor de San Pedro, que me fue confiado por medio de los Cardenales el 19 de abril de 2005, de forma que, desde el 28 de febrero de 2013, a las 20.00 horas, la sede de Roma, la sede de San Pedro, quedará vacante y deberá ser convocado, por medio de quien tiene competencias, el cónclave para la elección del nuevo Sumo Pontífice. Queridísimos hermanos, os doy las gracias de corazón por todo el amor y el trabajo con que habéis llevado junto a mí el peso de mi ministerio, y pido perdón por todos mis defectos. Ahora, confiamos la Iglesia al cuidado de su Sumo Pastor, Nuestro Señor Jesucristo, y suplicamos a María, su Santa Madre, que asista con su materna bondad a los Padres Cardenales al elegir el nuevo Sumo Pontífice. Por lo que a mi respecta, también en el futuro, quisiera servir de todo corazón a la Santa Iglesia de Dios con una vida dedicada a la plegaria”.

Investiga policía miles de expedientes de sacerdotes pederastas en Los Ángeles

Una magistrada de la Corte Superior de Los Angeles ordenó la difusión de más de 30 mil páginas de expedientes de 122 sacerdotes acusados de abusos sexuales por décadas a menores de edad.

Notimex

PEDERASTIA MEXICOAutoridades policiales de Los Ángeles realizan un análisis exhaustivo de miles de expedientes, recientemente difundidos sobre sacerdotes pederastas a fin de determinar si alguno puede ser procesado.

Voceros del Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD, por sus siglas en inglés) señalaron este día que se inició una exhaustiva investigación de archivos difundidos la semana pasada por la arquidiócesis de este condado.

Una magistrada de la Corte Superior de Los Ángeles ordenó la difusión de más de 30 mil páginas de expedientes de 122 sacerdotes acusados de abusos sexuales por décadas a menores de edad.

El capitán Fabián Lizárraga, del LAPD, indicó que se centrarán en investigar a sacerdotes de Los Angeles mencionados en las denuncias y aceptó que estarán limitados por ley a revisar los casos desde 1988 cuando hay casos con fechas anteriores.

En 2007 la arquidiócesis de Los Ángeles logró un acuerdo extrajudicial con más de 600 víctimas de sacerdotes pederastas al otorgar una compensación económica de 660 millones de dólares.

La investigación no precisó si incluirá a altos jerarcas de la iglesia que se supone pudieran haber caído en protección u ocultamiento de información para que sacerdotes acusados no fueran denunciados a las autoridades policiales.