Prioridad atender la compleja problemática de la zona costera mexicana

El desarrollo acelerado de ciertas actividades económicas como la generación de energía, el turismo, el desarrollo agropecuario y el transporte marítimo, han inducido un crecimiento desordenado en la zona  costera y zonas urbanas contiguas, con los consecuentes conflictos ambientales y sociales que han favorecido un crecimiento precario y han elevado la vulnerabilidad de vivir cerca de la costa.

Oceanóloga Ruth Rosas Gómez / Espiral / A los Cuatro Vientos

Para atender en específico la costa de México es importante promover la creación de procesos y mecanismos de gestión, desarrollar marcos legales, y crear una entidad dentro del marco de la gobernanza,. Esto  implica una profunda corresponsabilidad intergubernamental, institucional, profesional y de los ciudadanos interesados.

Podríamos señalar un caso típico de la problemática en la costa de México a la  Bahía de Todos Santos, Ensenada, donde las diversas edificaciones en el frente de mar han deteriorado la calidad ambiental de sus playas, dunas y humedales.

La falta de visión integradora ha originado la pérdida de espacios de frente de mar por el cambio de uso de suelo, relleno para construcción, alteraciones de las cuencas que han limitado o desaparecido importantes cauces, problemas de la tenencia de la tierra y la perdida de accesos a la playa.

Aunado a esto, en la actualidad existe la promoción de nuevos proyectos que insisten en construirse en zonas vulnerables del frente de mar.

Con estas limitaciones, Ensenada se está construyendo cada vez más vulnerable ante los eventos climáticos que se pronostican cada vez con mayor ocurrencia. Fuera de estar realizando adecuaciones de adaptación a estos pronósticos, se continua construyendo en zonas de riesgo tanto para asentamientos humanos como la perdida de muchos de los ecosistemas y recursos naturales en los cuales se sustentan actividades económicas de la región, lo cual resulta en un deterioro de la calidad de vida, la salud de las personas  por ende un  camino a la pobreza.

La zona costera del municipio de Ensenada debe ser atendida como una  zona prioritaria y su gestión debe integrarse como un tema de seguridad nacional, que incluye los riesgos naturales y la vulnerabilidad de la población e infraestructura a estos,  que se impulse una política ambiental local que proporcione las bases para su desarrollo sustentable. Que se apoye la participación social como un importante componente en la situación de los recursos costeros y marinos  ya que desafortunadamente,  a nivel mundial, México se registra como  uno de los países con menor participación social organizada del mundo.

Es importante apoyar la iniciativa del  Gobierno de México que  a través de la Secretaría del Medio Ambiente, Recursos Naturales y Pesca, ha impulsado  en los últimos cinco años la realización de estudios de ordenamiento del medio ambiente natural y social de las zonas costeras del País.

Sobre este punto la Red Calidad de Vida en Ensenada ha solicitado desde febrero del 2011 al Presidente Municipal Enrique Pelayo Torres, solicite a la SEMARNAT que lleve a cabo un Ordenamiento Costero Municipal, el cual regule los usos y aprovechamientos de la zona costera del municipio.

Con este mecanismo de regulación se estarán apoyando las diversas actividades económicas que se generan en la región, así como mejorar la calidad de vida de los ensenadenses.

A la fecha este documento no ha sido contestado por el alcalde y mientras tanto continúan las oposiciones a los proyectos que se promueven sin un sustento normativo como es el caso de la desaladora Ensenada.