Niñas que tienen niños

Dejar de jugar con muñecas para hacerse cargo de un bebé propio. Ser madre antes de tener tiempo para ser “mujer”. Niña madre, niña que alternará su papel de hija y de niña en desarrollo, con una maternidad muy precoz. Dafne de 9 años, dio a luz el pasado 27 de enero en un hospital de Guadalajara. Según la madre de la menor, no se dio cuenta de que estaba embarazada hasta que tenía siete meses de gestación.

Dr. Álvaro de Lachica / Alianza Cívica / A los Cuatro Vientos

Con este tipo de sucesos, se  ponen  en evidencia las fallas del estado para atender la violencia contra las niñas, un fenómeno soterrado por las otras muchas violencias en las que está atrapado México, como los asesinatos del narcotráfico y las violaciones de derechos humanos. Dafne cumple con la acumulación de exclusiones sociales: es mujer, niña  y pobre.

En este país de casi 110 millones de habitantes, viven 18,4 millones de varones y 17,9 millones de mujeres menores de 18 años. El trato violento a la infancia se presenta en uno de cada tres hogares, pese a que en todo el país hay instituciones encargadas de su bienestar.  Algunos estudios recientes arrojan datos aislados de un rompecabezas inconcluso. La última Encuesta Nacional de Salud y Nutrición reporta seis embarazos por cada 1.000 niñas de 12 a 15 años, y 101 por cada 1.000 adolescentes de 16 y 17 años.

Habría que darse una vuelta por el Servicio de Gineco-Obstetricia de nuestro renovado Hospital General aquí en Ensenada, para danos cuenta de que un buen número de mujeres que ingresan a este Servicio en trabajo de parto, son adolescentes. El 30% de los embarazos tratados en los Hospitales de Baja California son de jóvenes adolescentes. Los embarazos prematuros representan un serio problema de salud, tanto para la madre como para el futuro bebe.

plan-piloto-para-evitar-embarazos-en-adolescentes-20121129084134-92fa4cc4ee429744abbb52579bd1368f

La Red por los Derechos de la Infancia en México externó el día 7,  mediante un comunicado, su preocupación por el nivel de desprotección que viven miles de niñas y adolescentes en México. Señaló que en 2011, 11,512 niñas de entre 10 y 14 años de edad registraron al menos a un hijo, de las cuales 318 tenían 10 años de edad al dar a luz. Añadió que en el estado de Jalisco, en el mismo año 465 niñas de 10 a 14 años fueron madres.

Asimismo, informó que nueve de cada 10 niñas de 15 a 17 años que es mamá no asiste a la escuela porque le es negado el derecho a la educación. Asegura que en México “la mayoría de los casos es resultado de abuso sexual, violación y aislamiento social.” Con respecto al caso de Dafne, la organización dice que este es un caso de violencia sexual, “ya que en cualquier tipo de relación sexual con personas menores de edad, media una relación de poder, y es considerada como un abuso sexual.”

Critica que no se haya reconocido  la violencia sexual a la que fue sujeta la menor, además de que se han dado a conocer datos que violan su derecho a la privacidad. Denuncia que otra de las violaciones fue la colocación de un dispositivo sub-dérmico anticonceptivo  sin consentimiento de la madre. Exige al Gobierno federal y de Jalisco atender de forma urgente el caso de la niña y su familia,  ofrecer  protección especial, evitar su re-victimización y sancionar a los funcionarios responsables de la omisión y violación de derechos de esta pequeña. Urge también reconocer los vacíos institucionales que existen en el país para prevenir y atender el embarazo adolescente.

En México, los actos violentos contra niñas, adolescentes  mujeres, se fundamentan en una construcción social que supone que los varones son superiores. Tenemos avances restringidos, una ley federal (contra la violencia de género) y leyes locales en todos los estados, pero no vemos cambios fundamentales, prevalece una cultura en la que lo masculino está por encima de lo femenino.