Un árbol

Un árbol es un árbol. No es otra cosa

Alfredo Espinosa Aguirre*

Un árbol es un árbol. No es otra cosa
Demórate un poco y míralo:
es una criatura hermosa
Carece de secretos o de significados ocultos
Como un instrumento para acordes y susurros
los vientos se lo encuentran a su paso
Un árbol es una casa para migrantes:
ofrece flores, frutos, sombra, lo que puede,
y cada ave le trae su canto, su color,
su modo preciso de construir los nidos
No se planta para enseñarte algo
Cualquier árbol es el árbol de tu vida
Ahí suceden el tiempo y sus mudanzas, el ramaje
de las genealogías, el ciclo de las germinaciones
Bajo tus pies se entrelazan mundos silenciosos:
las raíces para el ser, el vuelo, el canto
Sabia es su savia
¿Existe milagro mayor que este retoño;
más filosofía que en esta hoja que cae?
Tonta la sangre que no aprende a retoñar
Los árboles, como los dioses, no prestan oídos

a tu infortunio. Ajenos a ti viven a su manera,

pasan como una sombra, como un aroma
y, como tú, un día se mueren

*Alfredo Espinosa Aguirre,médico psiquiatra. Poeta, novelista y ensayista chihuahuense.

Fotografía: «Árbol amarillo de Chichiuas» , de Olga Alicia Aragón.