Por ningún motivo podemos dejar de escuchar y atender la voz ciudadana

Con un total de 364 mil 803 votos, culminó el ejercicio para definir la Agenda Ciudadana de Ciencia, Tecnología e Innovación, una consulta nacional vía Internet, en la que, por primera vez, la población eligió los retos que estimó más relevantes para ser abordados por la investigación científica y tecnológica en nuestro país.

Educación, Agua y Medio Ambiente fueron los temas que recibieron un mayor número de votos en la consulta, que se realizó entre el 7 de noviembre de 2012 y el 30 de enero de2013, que significó una participación sin precedentes en América Latina en un esfuerzo por conocer el sentir de la ciudadanía en los temas de ciencia y tecnología.

Estamos en una nueva etapa, dijo, donde México necesita afrontar los nuevos retos del siglo XXI con la ayuda de una ciudadanía activa, con una perspectiva dinámica, dialogante y participativa, José Franco, presidente de la Academia Mexicana de Ciencias y coordinador general de la Agenda Ciudadana. 

Enrique Cabrero Mendoza*

Asistimos el día de hoy a un acto que sin duda quedará marcado como una fecha histórica en el proceso democrático de nuestro país. Concluye la consulta de la Agenda Ciudadana de Ciencia, Tecnología e Innovación, que ha representado un ejercicio inédito de organización y participación de grandes proporciones y cuyos resultados permitirán delinear y orientar las políticas nacionales en torno a los grandes temas relacionados con la ciencia, la tecnología y la innovación que interesan a las mexicanas y los mexicanos para el presente y el futuro de la nación.

Efectivamente, hoy se dan a conocer los resultados finales acerca de lo que han opinado más de 300 mil ciudadanos que habitan en nuestro país e incluso compatriotas que residen en países de los cinco continentes, sobre los diez retos que habrá de enfrentar el país con el apoyo de la ciencia, la tecnología y la innovación.

Así, la consulta vía internet se constituyó en un valioso instrumento para la Agenda Ciudadana, en una actividad que por primera vez se realizó en nuestro país y donde cada participante tuvo la posibilidad de elegir hasta tres retos.

La respuesta ha sido por demás interesante y digna de un análisis a profundidad por quienes hemos participado en este esfuerzo multilateral, en el que el principal actor ha sido la ciudadanía al ejercer su derecho a expresar libremente su punto de vista de manera activa y responsable, con respecto a cuáles deberán ser las prioridades nacionales desde la perspectiva de la ciencia, la tecnología y la innovación, a fin de contribuir a la construcción de un México más justo, competitivo y  sustentable.

Debemos subrayar que la importancia de la participación de la sociedad civil y las  organizaciones sociales radica en su contribución para definir cuáles son las prioridades de la política pública, así como también para construir capital social, un bien necesario para promover el desarrollo humano. Este hecho le da un valor adicional a la consulta para la integración de la Agenda.

Al aceptar participar en el primer ejercicio de esta naturaleza que se realiza en nuestro país, la ciudadanía se manifestó entusiasta y abiertamente hasta sumar más de 300 mil participantes, con lo cual será posible tomar el pulso de su pensar y sentir al respecto de los retos que habrá de enfrentar el Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación para mejorar la calidad de vida de la población.

El resultado general es abrumador: a nivel nacional y al interior de cada entidad federativa, la ciudadanía considera que el principal reto a enfrentar es “Modernizar el sistema educativo con enfoque humanístico, científico y tecnológico”. Esto hace evidente, una vez más, que la educación debe privilegiarse y estar posicionada en el centro de las decisiones, las acciones y los esfuerzos para avanzar en la edificación de un país más justo y desarrollado. Así lo considera la sociedad y por lo tanto, debemos escucharla y atenderla sin menoscabo alguno.

La educación está en el vértice del conocimiento y éste es el dinamizador del crecimiento económico y el progreso social, por lo que debe estar presente de manera transversal en todas las políticas públicas sectoriales para generar una verdadera transformación  nacional.

A continuación aparecen en orden de elección otros retos que tiene que ver directamente con aspectos básicos para la vida, como los relacionados con el abasto de agua; el campo y la seguridad alimentaria; la recuperación y conservación del medio ambiente; un sistema de salud de alta calidad; un sistema de energía limpio  y sustentable; una industria aeroespacial competitiva; una sociedad informada sobre diversidad migratoria; capacidad de prevención y adaptación al cambio climático, y la integración de la salud mental y las adicciones a los esquemas de salud pública.

Con esta encuesta, la Agenda Ciudadana de Ciencia, Tecnología e Innovación adquiere identidad propia y permite diseñar el mapa de prioridades para ser abordadas desde las políticas públicas que se están diseñando y operando ya en este momento y las que habrán de conformarse posteriormente, pero por ningún motivo podemos dejar de escuchar y atender la voz ciudadana, que a final de cuentas es lo que le da existencia, sentido y vida a la democracia.

Hoy más que nunca, los agentes de la sociedad deben mantener una estrecha y sólida comunicación en todos los ámbitos de la vida nacional, como medio fundamental para avanzar en la superación y erradicación total de los grandes peligros que amenazan el progreso del país y la agenda ciudadana ha marcado claramente el rumbo en términos de ciencia, tecnología e innovación.

La identificación y priorización de los retos debe hacerse compatible con la visión y la acción de las políticas públicas en la materia y esa será nuestra responsabilidad desde el gobierno, la academia y el sector productivo.

A priori podemos apreciar una similitud general con la visión del nuevo gobierno, en la que la ciencia, la tecnología y la innovación, junto con la educación,  deben constituir la base estructural del conocimiento, que es el factor estratégico e insustituible para alcanzar las cinco grandes metas nacionales que se han trazado para los próximos años. De esta manera:

•           El conocimiento contribuirá a transformar al país en un México de paz,
•           Contribuirá también a lograr un México más incluyente, al combatir los niveles de pobreza y de desigualdad existentes,
•           El conocimiento apoyará la conformación de una educación de calidad, mediante el diseño de nuevos instrumentos y cambios en las formas de educar,
•           El conocimiento será la base de un México más próspero, con un mayor crecimiento económico, sostenido y acelerado, basándose también en la innovación que impulse la producción y la competitividad de nuestro país.
•           Finalmente, México debe convertirse en un actor de mayor solidaridad global, y en esto el conocimiento de punta generado en nuestro país debe traspasar las fronteras nacionales y contribuir a mejorar las condiciones de vida de la sociedad en todo el mundo.

Para alcanzar estas metas, partimos de una premisa importante: durante las pasadas cuatro décadas, el papel del Estado ha sido fundamental para la construcción de una base inicial para hacer de la ciencia y la tecnología el motor del desarrollo y el crecimiento económico y humano en el país. Dicha base está llamada a ser hoy día el primer paso de un salto cualitativo importante y urgente, en el que la participación de la sociedad es fundamental.

Estamos convencidos que la ciencia y la tecnología constituyen un medio sustantivo y de primer orden para producir soluciones y alternativas no sólo económicas, sino humanas y sociales, para edificar una sociedad menos dispar, más incluyente y justa.

Desde la óptica de un país como México, en un marco de competencia globalizada como contexto de las posibilidades de desarrollo y crecimiento económico y humano, la ciencia y la tecnología son una condición y una base para insertarse  en la sociedad del conocimiento de manera exitosa, y por tanto, generar desarrollo en un amplio sentido de la palabra.

La integración social y económica que implica pasar al estadío de la innovación involucra la participación y colaboración entre muy diversos actores, con demandas, intereses y objetivos muchas veces disímbolos y en ocasiones hasta encontrados, pero que al final de cuentas pueden resultar complementarios.

Organizaciones de la sociedad civil, grupos de interés económicos y sociales, grupos políticos nacionales, locales y regionales; el sistema de educación básica, media y superior; sindicatos, son sólo algunos de los grupos sociales y económicos que también participan en esta gran red.

A esta complejidad habría que añadir que ninguno de los actores mencionados es homogéneo, sino que a su vez está compuesto de actores y grupos de gran diversidad de intereses (incluyendo por supuesto al gobierno mismo).De lo que se trata es de sumar esfuerzos y articular propuestas integrales.

Una política pública es una decisión gubernamental que adquiere su sentido público a la luz de un proceso abierto de negociación, definición integración y coordinación entre actores sociales y económicos diversos que ven sus intereses incorporados en las estrategias y motivos de la acción gubernamental. En este proceso, cobra importancia la participación que obtuvimos en esta encuesta nacional.

Las condiciones están dadas para trabajar intensamente en favor de un país más próspero y desarrollado. Depende de nosotros aprovechar la inmejorable oportunidad de atender el mandato ciudadano nacional de que la ciencia, la tecnología y la innovación deben estar presentes en las políticas públicas de desarrollo humano sustentable y crecimiento económico con equidad. El presente y el fututo están en función de lo que hagamos o dejemos de hacer al respecto.

Los resultados de la encuesta de la Agenda Ciudadana de Ciencia, Tecnología e Innovación, son un insumo invaluable. Corresponde ahora llevar a la práctica lo necesario para dar cumplimiento a las directrices que marca la opinión ciudadana.

Estoy convencido de que todas las instituciones y las instancias involucradas habremos de analizar con sumo detalle y cuidado dichos resultados para orientar nuestros esfuerzos en la dirección señalada, en esta tarea de alcances ilimitados en beneficio de México.

*Director General del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología