Plantean cambios a #YoSoy132

Huexca, Mor. México necesita una verdadera oposición que no negocie ni sea cooptable y en ello el Movimiento #Yo Soy 132 debe ser un referente, planteó la representación de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM durante la XIII asamblea del mismo.

Más de 300 estudiantes de al menos 56 universidades, escuelas y facultades -públicas y privadas- de 11 estados del país, entre ellos Puebla, Jalisco, Estado de México, Morelos, Baja California, Querétaro, Tamaulipas, Campeche,Veracruz,y del Distrito Federal se dieron cita en este poblado morelense para discutir qué clase de movimiento quieren que sea el 132 en adelante, cómo remontar el reflujo experimentado luego del proceso electoral y con qué organización.

En la sesión vespertina del sábado Posgrado UNAM coincidió con otras asambleas, como la de Guadalajara y la del MAES (Movimiento de Aspirantes Excluidos de la Educación Superior) en que el 132 es un referente de resistencia y debe constituirse en un espacio de confluencia y apoyo a las luchas que hagan frente al plan de gobierno de Enrique Peña Nieto. Subrayó asimismo la necesidad de volver a las calles a convencer al pueblo.

Los voceros de las asambleas de Ensenada y Guadalajara criticaron –sin usar esa palabra- el centralismo en la visión del 132 del DF; apuntaron que en cuestiones de seguridad lugares como Ciudad Juárez y Tijuana o Veracruz es muy grave la represión y militarización. Ambos, en sus participaciones enfatizaron que la represión no empezó el 1 de diciembre ni con el 132, empezó hace mucho tiempo y el movimiento tiene que tener una visión más integral de la gente y del país, ir a la base social a trabajar con otros sectores de la sociedad civil.

Ensenada llamo a los del Distrito Federal a dejar la discusión sobre si algunos son moderados o ultras “eso es una estupidez, es banal, no se están discutiendo los verdaderos problemas del movimiento”, remachó.

Guadalajara solicitó la cooperación del movimiento a nivel nacional tanto en dinero como en todo tipo de apoyo para defender a los 18 detenidos en las movilizaciones del 1 de diciembre que enfrentan un proceso que podría durar un par de años.

En la sesión matutina de hoy la discusión se centró en la revisión de los mecanismos organizativos, coincidiendo varios voceros de planteles universitarios y asambleas populares en que es necesario remontar el reflujo experimentado por el 132 una vez pasada la etapa electoral, lo que los llevó a reconocer que éste dejó de ser un movimiento de masas, circunstancia que requiere de nuevas estrategias.

La asamblea del MAES señaló que la lucha contra la imposición ha concluido.

Estamos en una nueva etapa de lucha contra el régimen, apuntó, coincidiendo en que deben ratificarse los principios del 132: apartidismo, pacifismo y pluralismo, así como en la necesidad de fortalecer las asambleas locales reforzando el trabajo con las bases.

En ese sentido hubo consenso en que las asambleas de escuelas y facultades tendrían que convertirse en comités; en la necesidad de convocar a un encuentro nacional estudiantil, que organizaría la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, y convocar asimismo a un encuentro nacional de asambleas populares.

También se consensó que las mesas de trabajo deberían concentrarse en generar contenidos pero no tomar decisiones respecto a acciones a realizar por el movimiento, algo que deberán decidir las asambleas.

Asimismo, que antes de cada asamblea nacional se haga una asamblea virtual en la que se defina el orden del día y que las asambleas nacionales discutan sólo asuntos de carácter nacional, dado que actualmente –y en esta ocasión así ha ocurrido también- se pierde mucho tiempo discutiendo asuntos de interés de las asambleas locales.

(Información: La Jornada)