Conserven La Lagunita: ambientalista a regidores de Ensenada

Este lunes 21 de enero de 2013, a las cinco de la tarde en la sala de cabildo del Ayuntamiento de Ensenada, se realizará la sesión para definir si se da o no el cambio de uso de suelo a la manzana 73 de la colonia Carlos Pacheco de la ciudad de Ensenada, en donde la trasnacional española Obrascon Huarte Lain, mejor conocida internacionalmente por sus siglas OHL, pretende construir y operar una planta desaladora de agua de mar. Por ello, la oceanólogo Ruth Rosas, coordinadora de Medio Ambiente de A los Cuatro Vientos, escribió la siguiente carta a los miembros del cuerpo edilicio.

«Ensenada, B. C.,, a 20 de enero de 2013

Señores Regidores del XX Ayuntamiento de Ensenada. Hago un llamado de reflexión ante la decisión que deberán tomar sobre la instalación de una Desaladora en la manzana 73 de la colonia Carlos Pacheco, aledaño a La Lagunita.

No dudo de su profesionalismo en el análisis de los diversos proyectos que llegan a sus manos, pero es importante se reflexione hacia donde nos están conduciendo las decisiones de planeación en Ensenada ya que de acuerdo a estudios académicos y a mi propio juicio, en los últimos 25 años Ensenada se ha convertido en una ciudad de alta vulnerabilidad ante los eventos naturales y de una problemática social creciente.

Eto entre otros problemas por favorecer la construcción de viviendas en hacinamientos y demás edificaciones que han alterado las áreas naturales con una perdida cuantiosa de áreas verdes y sin un principio de construcción sostenible por lo menos ser casas o empresas ahorradoras de agua.

El proyecto de la Desaladora ha sido cuestionado por el sector ambiental de Ensenada, profesionales que tienen la visión que Ensenada se conduzca hacia un crecimiento sostenible. Por ello lo primero que se cuestiono a la Comisión Estatal del Agua (CEA) fue la instalación de una Desaladora en Ensenada cuando aun existen diversos caminos que garanticen el abasto de agua a mediano plazo, como la derivación del Río Colorado, el reuso de las aguas tratadas y que son vertidas al mar, el aprovechamiento de las aguas de la presa Emilio López Zamora, una mejora en las instalaciones de CESPE y una ideal administración del organismo operador del agua, entre otros.

Ante los pronósticos de cambio climático, las acciones de adaptación que una ciudad costera debe considerar son preservar los entornos costeros en su máximo estado natural sostenible para enfrentar los cambios meteorológicos, la pérdida de la biodiversidad y recursos naturales.

La CEA, lejos de favorecer la armonía de los ciudadanos de Ensenada en la derivación de proyectos sostenibles para el abasto de agua, ha puesto en pugna a los diversos sectores.

En su primera versión de construir la desaladora en el paraje conocido como El Salitral, puso en desafío al sector ambiental ya que el área tiene un uso de suelo de protección y ponía en riesgo la naturalidad del Estero de Punta Banda.

Ahora, frente a la legendaria Lagunita, en una zona que no es compatible al uso de suelo para instalar una desaladora, la confrontación ya no es sólo con el sector ambiental, pues se han sumado otras instancias y personas.comprometidas y responsables, que visionan una planeación y orden para el crecimiento razonable de Ensenada.

La Lagunita es un recurso preciado para los ensenadense por la historia de los diversos humedales de agua dulce que existieron en la ciudad. Es un servicio natural que ayuda a la biodiversidad de la vida silvestre. El conjunto de dunas en su frente al mar permiten ser una barrera ante las inundaciones marinas. Diversos estudios confirman la importancia de un ecosistema de esta naturaleza.

Para Ensenada yo visiono una ciudad bella con una calidad de vida en armonía a la naturaleza de su zona costera, donde los espacios naturales se aprovechen como espacios públicos para recreación y esparcimiento, y con esta calidad se promocione para un turismo sustentable.

Como legado a las futuras generaciones dejemos un Parque Natural en La Lagunita con sitios de recreación, investigación, educación y promoción turística de alto nivel, que contribuya a elevar la calidad socio ambiental en Ensenada».