Armstrong, ídolo deportivo caído, acepta: No habría ganado sin doparme.

En entrevista exclusiva con Oprah Winfrey, el ciclista afirmó que hubiera sido imposible ganar el Tour de Francia siete veces consecutivas sin recurrir a sustancias ilegales para recurrir a su desempeño.

Animal Político

Lance Armstrong, ganador siete veces del Tour de Francia, admitió que utilizó sustancias ilegales y se sometió a transfusiones sanguíneas para mejorar su desempeño deportivo, pero que la última vez que lo hizo fue en 2005.

Armstrong dijo que su “coctel” estaba conformado por Eritropoyetina (EPO), testosterona y transfusiones de sangre.

En entrevista exclusiva con Oprah Winfrey, el ciclista también admitió que no hubiera podido ganar siete veces el Tour de Francia sin haberse dopado.

Al principio, Oprah hizo una dinámica con Armstrong: responder sí o no a preguntas concretas.

Oprah: “¿Utilizaste alguna sustancia ilegal para mejorar tu desempeño?”

Armstrong: “Sí”.

Oprah: “¿Sin doparte hubiera sido posible ganar siete veces el Tour de Francia?”

Armstrong: “No”.

Además, durante la entrevista, el ciclista explicó que para tomar sustancias ilegales es necesario programarlas antes de las carreras, no el mismo día.

Lance Armstrong también dijo que nunca corrió a ningún miembro de su equipo por oponerse a entrar al “programa de dopaje”.

Luciendo una chaqueta azul y una camisa con el cuello abierto, Armstrong fue directo en sus respuestas, y no estuvo defensivo ni afligido. No hubo lágrimas y muy pocas risas.

“Soy un personaje imperfecto”, dijo Armstrong durante la entrevista.

“¿Y en el momento no te pareció que estaba mal?”, preguntó Winfrey.

“No”, replicó Armstrong. “Incluso más escalofriante”.

“¿Te sentiste mal por lo que estabas haciendo?”, insistió Winfrey.

“No”, dijo. “Lo más escalofriante”.

“¿Sentiste de alguna manera que estaban haciendo trampa?”

“No”, dijo Armstrong tras una pausa. “Eso es lo peor”.

“Yo busqué la definición de trampa”, añadió momentos más tarde. “Y la definición es ganar una ventaja sobre un rival. Yo no lo consideré así. Yo lo consideré hacer lo necesario para emparejar las cosas”.

LANCE ARMSTRONGAún es muy pronto para saber si esta confesión televisada va ayudar o dañar la vapuleada reputación de Armstrong y su ya tenue defensa en al menos dos demandas legales pendientes, y posiblemente una tercera. De cualquier modo, una historia que parecía demasiado linda para ser cierta — la de un sobreviviente de cáncer que ganó una de las pruebas más duras del deporte siete veces seguidas — resultó ser falsa.

“Es una enorme falta -dijo-. Se trata de un hombre que esperaba conseguir todo lo que quería y controlar todos los resultados. Y eso es inexcusable. Y cuando digo que hay personas que van a oír esto y nunca me van a perdonar, también lo entiendo. De veras”.

Le quitan su medalla olímpica

El Comité Olímpico Internacional envió el miércoles 16 de enero por la noche una carta a Armstrong para pedirle que devuelva la medalla de bronce que obtuvo en Sydney 2000.

En 2000, dos meses después de ganar su segundo título del Tour de Francia, Armstrong consiguió el bronce en la contrarreloj en Sydney (Australia).

El Comité Olímpico Internacional abrió un caso disciplinario en noviembre, después de que un reporte de la Agencia Antidopaje de Estados Unidos (USADA) reportó un amplio programa de consumo de sustancias prohibidas por parte de Armstrong y sus compañeros. El reporte consideró que se trataba del programa más avanzado de dopaje en la historia del deporte.

También que regrese el importe de sus premios

La Federación Francesa de Ciclismo (FFC) pidió que el ciclista regrese las ganancias que obtuvo por los siete títulos en el Tour de Francia, luego que la UCI se pronunció a favor de la decisión de la USADA y le fueran retirados sus triunfos.

“La FFC sigue solicitando el reembolso de Lance Armstrong por los premiso obtenidos durante todos estos años, un estimado de 2.95 millones de euros”, publicó la federación francesa.

Y ya no tiene títulos de la Tour de Francia

La Unión Ciclista Internacional (UCI) le quitó sus siete títulos del Tour de Francia a Lance Armstrong y lo suspendió de por vida, ratificando de esta manera la medida tomada por la USADA.

En ese mes, el director ejecutivo de la USADA, Travis Tygart, dijo que “Armstrong no sólo utilizó sustancias para mejorar su rendimiento, también se las suministró a su equipo”.