Prioridad del PRI en BC: Hacer buenos gobiernos

El Pan bajacaliorniano, hundido en la simulación.

Es el momento de dejar atrás los vicios y prácticas contrarias a la voluntad ciudadana, que hace años sacaron al PRI del gobierno.

Nancy Sánchez Arredondo*

A lo largo de estos últimos 23 años en los cuales Acción Nacional ha gobernado Baja California, hemos sido testigo junto con muchos bajacalifornianos, del desatino en la forma de hacer gobierno de las administraciones panistas, sin dejar de reconocer los avances y logros obtenidos, que a lo largo de estas más dos décadas se han diluido, al grado que se ha constatado en las urnas como la ciudadanía ha dejado claro su reprobación y enfado.

Primero perdiendo cinco alcaldías de cinco municipios con que cuenta el estado y la mayoría en el Congreso local, con la certeza que si contáramos con el sexto municipio de San Quintín, igualmente el PRI lo hubiera ganado. Y recientemente en estas pasadas elecciones donde acción nacional, perdió las mayorías de las diputaciones, y las senadurías ganadas por Ruffo y Hermosillo, fueron debido a un desatino y equivocación de estrategia electoral del PRI.

Es claro que Acción Nacional ha sido presa de falsos triunfalismos ante los enormes problemas que tenemos en la entidad, de peligrosas simulaciones de políticas públicas, se han creído el maquillaje estadístico de sus avances, han inflado números a diestra y siniestra, en pocas palabras nunca dejaron atrás los vicios y prácticas soberbias haciendo gobierno.

Lo peor de todo esto, es que aún no se han dado cuenta de ello, se encuentran sumergidos en políticas de simulación descritas en la frase célebre de Louis Dumur: «La política es el arte de servirse de los hombres haciéndoles creer que se les sirve a ellos», haciendo del presupuesto público, palancas de desarrollo de proyectos personales y de negocios de amigos y parientes.

Este escenario de incongruencia política, es del que nuestro instituto político debe de aprender y no volver a repetir; lo hicimos hace 23 años, y por lo que la ciudadanía nos dio la espalda, ahora debemos de ser sensibles y responsables a esta exigencia ciudadana de hacer buen gobierno.

Debemos de transmitir a nuestros alcaldes la profunda oportunidad de concretar un proyecto de gobierno que encabeza nuestro Presidente Enrique Peña Nieto, que nos permita recuperar Baja California.

No es momento de equivocaciones y erros premeditados, no es momento de gobiernos caprichosos y estridentes, de gobiernos sordos a las demandas ciudadanas, de gobiernos soberbios y petulantes. Es momento de dejar atrás los vicios y prácticas contrarias a la voluntad ciudadana, que hace años nos sacaron de hacer gobierno.

Es prioritario que aun en nuestras diferencias conceptuales y de preferencias políticas, nos mantengamos unidos como instituto político, que fortalezcamos a nuestra militancia y estructura, que gracias a ella y solo a ella, ahora se despacha en las cinco alcaldías; es inadmisible que rumbo al nuevo proceso electoral, se condicione su permanencia laboral a estar o favorecer a un grupo en específico, se corran amenazas directas de: «Es momento de definir su bando, si quieren seguir laborando». Amenazando a los trabajadores, cuando gracias a ella se encuentran gobernando, cuando en muchos de los casos su militancia y tiempo en la trinchera, es mayor a la militancia del propio personaje que despacha como alcalde.

Los vicios y prácticas del pasado que dieron a nuestro Instituto Político sus peores derrotas, debieran estar en este momento plenamente superadas; si deseamos mantenernos como gobierno municipal y recuperar el estado para el PRI, tenemos por principio que iniciar siendo justos y agradecidos con la militancia que nos llevó a despachar en las presidencias municipales y en los congresos estatales y federales.

NANCY SANCHEZ DIPUTADA* Diputada del Partido Revolucionario Institucional en la XX Legislatura de Baja California.