Naufragio calderónico; Derriban estatua de Mouriño e investigan a exfuncionarios de Calderón por presuntos vínculos con el narco

Cuando un barco se hunde, tardan poco en volver a la superficie sus restos destrozados, la basura de la nave, los muertos, etcétera. Lo que queda en el fondo y nunca vuelve son los tesoros. Esto es lo que está sucediendo con el naufragio panista. Y para los que estuvimos insistiendo durante seis años en el tema “detengamos la locura maligna de Calderón y los constantes abusos del espurio” no es ninguna victoria sino una desoladora y ya inútil comprobación de que no nos se equivocamos por desgracia para México

 Manú Dornbierer Moch / Satiricosas*

Pero mientras más muertes había, mientras más cundía el dolor y la miseria, más  spots de Calderón surgían de todos los aparatos de radio y tv. ¿Cuánto no se hubiera podido hacer a tiempo si el río de dinero que la Presidencia daba a los medios electrónicos para tapar la verdad, se hubiera invertido donde era indispensable, en aulas, por ejemplo? ¿A cuánto ascendió la inmensa cantidad que ese demente dio a los millonarios televisores para su propaganda personal?

“El gobierno del presidente de la república”, esto y  aquello… se oía a todas horas. Locura pura. Muy pocos fuimos los desesperados por alertar a tiempo sobre el horror en marcha. Recibimos a cambio tomatazos de sus miles de lambiscones, pagados o no.

Uno de esos pocos que no se rajó frente a la verdad fue Paco Rodríguez, que hoy escribe y describe en su columna Índice Político lo que  está sucediendo en el estado de Campeche que Calderón entregó literalmente a la española familia Mouriño. Lea enseguida “Otra caída de Mouriño”:

Ahora los campesinos campechanos derribaron su busto en bronce. “Quita esa chingadera de ahí”, ordenó el cabecilla del Frente Campesino Independiente, Antonio Che Cu, a sus seguidores, quienes de manera inmediata colocaron una escalera junto a la base del busto en memoria a Juan Camilo Mouriño Terrazo, para posteriormente tumbarlo de su sitio, ubicado en el barrio de San Román. Sustituyeron el bronce, además, por una cabeza de cerdo.

Tirar abajo una estatua es ejercicio un tanto ambiguo que goza, sin mayor riesgo también, de las ventajas del acto simbólico. Tirar abajo una estatua es práctica suficientemente fácil y sencilla, al menos por comparación con lo escandalosamente complejo, oneroso y fatigante que hubiera resultado el ajustarle las cuentas al simbolizado cuando éste, en vez de fingirse en bronce, se enseñaba todavía en carne y hueso.

“Ese busto nos avergüenza a los indígenas y es una vergüenza que nuestras autoridades (el gobierno de Campeche) hayan recibido órdenes de Felipe Calderón para colocarlo”, precisó el líder ante los campesinos, una vez que el busto quedó tirado en el suelo. El líder campesino explicó: “Le habíamos pedido al Ayuntamiento con múltiples oficios que retire ese busto, porque era una ofensa para los indígenas y para todo el pueblo de Campeche, que un español tenga aquí un monumento, no sólo por serlo, sino porque él (Mouriño) sólo vino a enriquecerse a costillas de la explotación del pueblo, para llevarse las riquezas de aquí y el producto de sus saqueos a su natal España, dañando gravemente el medio ambiente con sus crecientes gasolineras y transportes de combustible y proyectos. Mouriño se llevó lo mejor y nos dejó lo peor”, explicó Che Cú. Y todavía más: “Los únicos méritos que se le conocen fueron la corrupción y los negocios, sin respetar la ecología, mientras que nuestras gentes indígenas todavía siguen ahí marginados viviendo en comunidades sin agua, camino, luz y muchos campesinos aún luchan por un pedazo de tierra para vivir y trabajar”, asentó. “Aquí está llegando gente adinerada a comprar 10 mil y 20 mil hectáreas porque cambiaron la ley para permitirlo. Es un retroceso histórico y el regreso del latifundio lo que está pasando en Campeche y en el país. Por eso es este evento de desagravio”, arengó el líder.

(…) ¿Estatuas para Mouriño? ¿Honores de Estado en sus funerales?  ¿Discursos y más discursos cantando loas a quién sabe cuáles epopeyas políticas o legislativas? ¿A guisa de qué? ¿Por las noches de bohemia compartida? ¿Por los negocios y saqueos al erario que el usurpador y su favorito practicaron al alimón?  Levantar monumentos a Mouriño fue un insulto que se sumó a la injuria. O tempora, o mores, volvió a caer, derribado, Juan Camilo Mouriño”.

El affaire Mouriño fue terrible: El que un presidente espurio “regale” un estado de la república a una familia extranjera para su explotación es en sí muy grave, pero el caso llegó en los últimos años de Calderón hasta el salvamento   patrocinado por un México en harapos de la crisis de Galicia por parte de Pemex. Calderón se apropió de la paraestatal al parecer. En septiembre, integrantes del Consejo de administración de Pemex declararon que ni siquiera el Comité de Estrategias e Inversiones, presidido por el consejero Héctor Moreira Rodríguez, encargado de evaluar los proyectos de inversión más relevantes, tuvo conocimiento de la operación millonaria que estaba haciendo Pemex en Galicia.

Israel Rodríguez recogió esta declaración: “El acuerdo firmado con astilleros gallegos permitirá que se pierdan cerca de 5 mil empleos que se pudieron haber generado en México, dijo Rocha, el presidente del Colegio de Ingenieros Navales. Y Juan Manuel Chaparro Romero, presidente de Fomento Industrial de Canacintra, comentó a este diario que la contratación de dos empresas españolas por Pemex para la construcción de los buques hotel, contrasta con la situación por la que atraviesa la industria naval mexicana, la cual está supeditada a decisiones de gobierno, que aunado a la crisis económica han llevado a este sector a casi la extinción.

“Es algo que para la industria nacional es inaceptable porque éste es un caso típico de cómo se desplaza la ingeniería mexicana y a los equipos hechos con calidad en el país, y están haciendo a un lado el contenido nacional y no se generan empleos en México. Este tipo de acciones con las desgravaciones arancelarias que hace el gobierno federal han provocado mayor desempleo. Solamente de julio de 2007 a agosto de 2012 el número de desempleados ha aumentado en un millón 100 mil personas”.

Investigan a panistas, pero en USA

En la revista Contralínea, Miguel  Badillo, otro incasable guerrero, informa: “Mientras en México Felipe Calderón nunca pudo cohesionar un combate inteligente contra el crimen organizado y mucho menos poner de acuerdo a las distintas corporaciones responsables de la seguridad pública y nacional, el gobierno de Estados Unidos ha abierto expedientes penales en contra de importantes miembros del gabinete panista, por tener presunciones de que tienen vínculos con el crimen organizado. Entre los funcionarios investigados y a quienes les dan un puntual seguimiento de sus actuaciones están precisamente el secretario García Luna y la procuradora Marisela Morales, además de algunos generales, de quienes indagan supuestas acusaciones de proteger y proporcionar información sensible sobre las acciones que se llevan a cabo en México y en Estados Unidos en contra de los cárteles del narcotráfico. Según los agentes federales estadunidenses, se trata de indagatorias que llevan varios años y que involucran no sólo a los titulares de la SSP y PGR, sino a todos los integrantes de su primer equipo, a familiares y hasta a amigos, pues hay indicios de movimientos financieros internacionales por cuantiosas sumas de dinero para beneficiar a miembros de esos grupos.

“La pugna interna entre miembros del ‘equipo’ calderonista es sólo la prueba de la irresponsabilidad que tuvo este gobierno en la lucha contra el narcotráfico y cómo desató enfrentamientos entre las distintas corporaciones precisamente por su complicidad con las mismas bandas que, ha dicho Calderón, pretende combatir”.

Ahora sí hay decenas de denuncias como éstas, pero cuando se pudo a lo largo del sexenio evitar o cuando menos oponerse a este cínico entreguismo de Calderón, el Congreso fue apoyador cómplice del espurio y  gran parte de la población se dejó manejar por la infame propaganda de la radio y la televisión. El borreguismo nacional llegó al grado de no decir pío cuando Calderón entregó 10 mil millones de dólares de las reservas de México al Fondo Monetario Internacional, como apoyo para salvar el ruinoso neoliberalismo.

En el caso de México los apoyos a España y otros países en crisis está fincado sobre la escuálida espalda de 72 millones de pobres nacionales.

**satiricosas@gmail.com   Twitter: @manouscrita