La miseria política de Chucho Zambrano

En la jerga política, hablar de los chuchos es hablar de traición, de oportunismo, de doble moral. Desde que fueron directivos del Partido Socialista de los Trabajadores y luego del tristemente célebre Partido del Frente Cardenista de Reconstrucción Nacional, (el ferrocarril) liderado por Rafael Aguilar Talamantes, el chuchinero exhibió lo esencial de su contextura política y moral. Mostraron ser unos lacayos y proclives permanentes a vivir del presupuesto público.

 Jesús Sosa Castro

 Para eso tendieron una amplia red de relaciones y compromisos con aquellos políticos que tenían, en ese entonces, la posibilidad de cooptar a unos y mandar al ostracismo político a otros que habían dado mucho de su vida y de su esfuerzo a la lucha por el pueblo de México

Es verdad que de todo hay en esta Viña del Señor. En la derecha, en el centro y en la izquierda. En todas partes se cuecen habas y se multiplican las alimañas. Algunas de ellas, incluso han adquirido deudas con la justicia por ser las ejecutoras directas de crímenes políticos, y sin embargo, siguen pegadas a la ubre y al poder. El último caso que se creía era diferente, es el del Sr Manuel Mondragón, Subsecretario de Planeación y Protección Institucional de la SSPF que lo primero que hizo, fue montar un operativo con cientos o tal vez miles de provocadores, disque anarquistas, para que el gobierno de Peña Nieto pudiera cebarse detectando y reprimiendo a jóvenes y sectores que protestaban contra su imposición como Presidente de la República.

No tuvimos que esperar mucho tiempo para darnos cuenta de lo que trae entre manos el “nuevo” gobierno. A las pocas horas de haber iniciado la parafernalia de la toma del poder, cientos de halcones, ahora vestidos de negro y policías al más viejo estilo pretoriano, ambos al mando de Don Manuel; rompían a tiros, macanazos y gases lacrimógenos, la resistencia pacífica que los jóvenes estaban haciendo en defensa de la legalidad y en contra de la imposición de Peña Nieto. En unos cuantos minutos, el nuevo gobierno acreditó ante el mundo su carácter antipopular y represivo

«Los Chuchos», como se identifica a esta corriente política, dominan el PRD

Paralelamente, un rumor iba y venía por los corrillos de la política afirmando que los líderes de los partidos estaban a punto de firmar un Pacto político por México. Se trataba de aminorar el impacto de la represión peñanietista mientras sus corifeos trataban de darle un poco de aire fresco al Sr de la matanza de Atenco. Como suele ocurrir con estos hijos de Salinas, todo lo hacen en lo oscurito y a espaldas de la opinión pública. Zambrano, que es el más obsequioso y lambiscón con el equipo de Peña Nieto, dice que si tiene que escoger entre la firma del pacto y la ausencia de consenso en las filas del PRD, no dudará en firmar el documento porque en medio de todo está el interés nacional. ¿A qué intereses se refiere el miserable de chucho Zambrano, si los ciudadanos no conocen en qué consiste ese pacto? Lo que ahora dice Peña Nieto es de sobra conocido. ¡La misma gata, nada más que revolcada!

Mientras unos se van con la finta con esta propuesta, el priismo se ceba con la gente indefensa, reprimiéndola y encarcelándola, solo porque hace uso legítimo de su protesta. El PRI como es su costumbre se reserva el derecho de imponer sus políticas criminales. En tanto, los  “opositores” como chucho y Gustavo, ya andan de nalgas prontas festejando la firma del pacto por México, cuando en el PRD están a punto de desconocer al primero por arrastrado y agachón

A estas alturas, algunas personas se preguntan: Si el pacto por México es un pacto en interés del pueblo, ¿por qué este no participa, ni opina, ni se le pregunta, ni lo festeja, más bien protesta? ¿Acaso es un pueblo desagradecido? ¡NO! La gente sabe que sólo hablan en su nombre, los mismos hijos de puta que lo mantienen en la miseria y en la represión

¿Hay algo que justifique que lo que estos vivales van a firmar es para beneficio y felicidad de setenta y dos millones de pobres? ¡NO!  Es el mismo grupo de cábulas que sólo se ha enriquecido hablando en nombre del pueblo. Que haya algunos que por ignorancia les crea a estas sabandijas, no lo dudo. Pero que hijueputas como chucho, Navarrete, Ortega y Graco, que conocen los entresijos del sistema, que saben bien de qué pasta están hechos los cacomiztles que apoyan, que digan que ahora sí este grupo de dinosaurios va a trabajar por México y que el Pacto representa un éxito que están dispuestos a firmar a pesar de que los corran del PRD; esto si ya calienta

Por ahora habrá quien conceda el beneficio de la duda a este grupo de gobernantes represivos y espurios. Los otros, los que no creemos en milagros, seguiremos apostándole a la organización, a la inteligencia y al trabajo con la gente. Estamos convencidos que no son estas dádivas que los de arriba le avientan a la gente. Lo que es claro es que ¡Solo el pueblo organizado, puede salvar a la nación!