Felipe Calderón se fue sin actualizar las normas de calidad del aire en México

El ex mandatario concluyó su sexenio sin haber cumplido el compromiso de actualizar las normas para mejorar la calidad del aire del país ni la distribución de diesel de ultra bajo azufre ni haber publicado la Norma de Eficiencia Energética para automóviles ligeros.

Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEDMA) / Revista Teorema Ambiental

De acuerdo con Cemda, las normas que establecen los niveles máximos permisibles de contaminantes —ozono, partículas suspendidas, monóxido de carbono, bióxido de azufre, bióxido de nitrógeno y compuestos orgánicos volátiles— para vehículos automóviles (NOM-042-SEMARNAT-2003) y de autobuses de carga y pasajeros (NOM-044-SEMARNAT-2006) se encuentran “muy por debajo de las recomendaciones que establece la Organización Mundial de la Salud (OMS)”.

El Cemda también acusó a Calderón de ignorar el compromiso —vigente desde 2009— de distribuir diesel de Ultra Bajo Azufre (UBA) en toda la República.

“Petróleos Mexicanos (Pemex), con la complacencia del expresidente Calderón, decidió no sólo ignorar este compromiso, sino ampararse en contra de la NOM-086-SEMARNAT-SENER-SCFI-2005, y optó por elaborar una nueva norma para sustituir a la 086, con la cual piensa eludir el cumplimiento del calendario, posponiendo la distribución del combustible limpio hasta el 2016”, recalcó.

Asimismo, como parte de las actividades del Programa Especial de Cambio Climático (PECC), el gobierno federal había incluido la publicación de una Norma de Eficiencia Energética Vehicular (proyecto de norma 163), con el objetivo de establecer límites más altos de rendimiento de combustible por kilómetro.

En este sentido, el Cemda señaló que “de haberse logrado, se habría implementado una de las acciones más costo-efectivas de mitigación de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), pues permitiría dejar de emitir 170 millones de toneladas de bióxido de carbono (CO2) a la atmósfera”.

El Instituto Mexicano para la Competitividad señaló que la norma “ayudaría a ahorrar costos de salud y a reducir los subsidios a la gasolina, mientras que la industria automotriz, a pesar de tener que pagar un costo de transformación, podría ganar con una mayor demanda potencial”.

Gabriela Niño, coordinadora de Política Pública del Cemda, agregó:  “A pesar de que al inicio de su gobierno, Felipe Calderón había mostrado un fuerte compromiso con el medio ambiente, el cual buscó incluso trasladar al ámbito internacional, el resultado al final dejó mucho que desear, puesto que no se tradujo en hechos concretos que permitieran mejorar la calidad del aire en las principales ciudades del país”.

A lo largo de este sexenio, diversas organizaciones, que trabajan el tema de la calidad del aire, advirtieron que de acuerdo con la OMS, cada año mueren 14 mil 300 personas por causas asociadas con la contaminación del aire. Esta cifra es comparable con las 15 mil 273 muertes que de acuerdo con la Presidencia de la República fueron ocasionadas por la delincuencia organizada en 2010.

La exposición crónica a la contaminación del aire se asocia con el incremento de problemas cardiovasculares y respiratorios como el asma; con diversos tipos de cáncer, con problemas del sistema nervioso, con nacimientos prematuros, retraso en el crecimiento intrauterino, bajo peso al nacer, síndrome de muerte temprana y mortalidad infantil.

Esta situación se agudiza en las zonas metropolitanas del Valle de México, Monterrey, Guadalajara, Toluca, Puebla, León, Mexicali, Ciudad Juárez y Tijuana, según reportes del Instituto Nacional de Ecología. Aunque el riesgo no es exclusivo de las urbes, la dinámica citadina que adoptan espacios con más de 200 mil habitantes degrada la calidad del aire. Esto significa que 74 millones de personas, que viven en 72 desarrollos urbanos, podrían estar expuestas de manera crónica a la contaminación del aire y a los riesgos que esto implica.