MORENA impugna la propuesta del gobernador César Duarte de restablecer la pena de muerte.

 El presidente estatal del Movimiento de Regeneración Nacional, Víctor Quintana Silveyra, manifestó a nombre del MORENA-Chihuahua, que la intención expresada ayer por el gobernador César Duarte Jáquez  de que sea instaurada la pena de muerte al secuestro agravado en todo el país, violenta los derechos humanos, contraviene los pactos internacionales firmados por México, no resuelve el problema del secuestro y emite un pésimo mensaje sobre el tenor de los gobiernos del PRI en la administración de la justicia.

 Olga Alicia Aragón Castillo/ A los Cuatro Vientos

 Restablecer la pena capital va directamente en contra del Protocolo a la Convención Americana sobre Derechos Humanos relativo a la Abolición de la Pena de Muerte, adoptado en Asunción, Paraguay, en 1990 y ratificado por el gobierno de México el 28 de junio de 2007″, precisó Quintana Silveyra al subrayar que como todos los tratados internacionales, este protocolo tiene un nivel de obligatoriedad semejante al de la Constitución General de los Estados Unidos Mexicanos y, por lo tanto, no hay recurso o excusa alguna para eximirse de su cumplimiento.

«Está más que demostrado – insistió el dirigente estatal de MORENA-, que instaurar la pena de muerte, constituye un atropello al derecho humano más básico, que es el derecho a la vida, y no se justifica de ninguna manera la lógica de venganza del Estado de cobrar con la vida a aquellos que han privado de la vida a otras personas. Esto, se ha demostrado una y otra vez, no constituye un medio disuasivo de la perpetración de secuestros. Lo que verdaderamente desincentiva el secuestro es el hecho de que el Estado sea eficiente en terminar con la impunidad del mismo, es decir, que se incremente de manera muy significativa la eficacia en aprehender y castigar a quienes los llevan a cabo».

Quintana Silveyra señaló, en comunicado de prensa, que el discurso punitivo de la pena capital «cae fácilmente en la demagogia y echa una cortina de humo sobre las raíces sociales de los secuestros, de la inseguridad y de la violencia que se abaten sobre nuestro estado y nuestro país».

Felipe Calderón Hinojosa mantuvo una excelente relación con el gobernador chihuahuense César Duarte.

Dijo el líder chihuahuense de MORENA que el simple hecho de pedir, como lo hace el gobernador Duarte, que se instaure la pena de muerte «revela la cara represora de los gobiernos priístas, ya evidenciada también con la terrible represión a los jóvenes manifestantes del día 1 de diciembre en el Distrito Federal, Guadalajara, y otras ciudades más».

Y advirtió:

«Si el gobierno federal accede a esta iniciativa de César Duarte, estaría lanzando otro terrible mensaje sobre su política de derechos humanos a la población. Mensaje represor que contradice todos los pactos firmados y por firmar».

Diciembre 04 de 2012