El pueblo no elige la violencia lucha por la justicia

Guerrilla Comunicacional  México

Como respuesta a toda la “violencia institucionalizada” lanzada sistemáticamente durante años contra los trabajadores, sus organizaciones, sus derechos y conquistas sociales, y sobre todo contra su dignidad, se han venido hechos que manifiestan la violencia popular, la violencia de los pobres, la violencia de la justicia.

La violencia y la conciencia de poder de los pobres se manifiestan así, con estas formas de lucha, cuando se han cerrado sistemáticamente todas las puertas, todas las posibilidades: cuando todos los derechos se niegan y pisotean; cuando todos los diálogos se endurecen; cuando los ricos, los explotadores, los dueños de la “violencia establecida” y los usurpadores del poder popular usan y abusan de la fuerza, de la prepotencia, de la represión y del terror.

Entonces aparecen los lamentos y las amenazas de los poderosos. Se lamentan hipócritamente de la violencia que ellos mismos han engendrado y a la que han llevado irremediablemente a los pobres.Los ricos disponen de ejércitos y policías para resguardar sus vidas, sus empresas, sus estancias, sus negocios, sus explotaciones. Los ricos disponen de aparatos de seguridad y represión para seguir manteniendo este orden; un orden que vienen construyendo con la sangre de todos nuestros hermanos asesinados.Los ricos tienen toda la “violencia legalizada” para justificar todos sus crímenes. Para justificar todo el hambre, el dolor y la desesperación de los pobres. Y esa “violencia organizada y establecida” les sirve para condenar y reprimir a los pobres cuando la explosión del hambre, el dolor y la desesperación se manifiesta en el fuego, en la lucha y en la rebelión popular.

Nuestro pueblo no lucha para destruir, para incendiar, para matar. Lucha para tomar el poder y para liberarse.

Por eso el pueblo no elige la violencia, lucha por la justicia.

¡Venceremos!