Palestina: herida abierta en el corazón de los pueblos

José Steinsleger / La Jornada

Tópico insostenible: la problemática derivada del terrorismo sionista en Palestina, es compleja. Tópico evidente: la problemática derivada de la resistencia palestina contra la ocupación sionista, es simple.

El primer tópico se propone acabar, indignamente, con la llamada cuestión palestina. El segundo lucha, dignamente, contra la doctrina fascista que usurpa los valores y principios de la cultura judía: el sionismo.

Por eso hoy nos encontramos acá, para recordar la fecha en que la Asamblea General de Naciones Unidas (AG-ONU) aprobó la partición de Palestina (resolución 181-II, 1947), y el pedido de 30 años después, cuando la AG dispuso observar el Día Internacional de Solidaridad con el pueblo palestino (resolución 32/40 B, 1977).

¿Qué justifica la solidaridad con Palestina? En homenaje al tiempo y a un pueblo harto de palabras, sólo cabe trazar con grandes líneas el martirio, sufrimiento ylimpieza étnica que los gobernantes de Tel Aviv causaron y continúan causando al pueblo palestino.

Con base en las investigaciones de Ilan Pappé (historiador judío-israelí) y documentos registrados de la Cruz Roja Internacional y la ONU, pasaremos revista a lo acontecido en los territorios ocupados durante 65 años, fuera de las 10 masacres perpetradas por los sionistas durante el tramo final años del mandato británico en Palestina (1936-47), la explosión de un coche bomba en Jaifa (1938) y la voladura del hotel King David de Jerusalén (1946).

Luego de los ablandesque le fueron dando forma a la furia homicida de los futuroshéroes del Ejército israelí, Naciones Unidas se pronunció en favor de la partición de Palestina. Y a partir de allí, encámara lenta, empezó el primer genocidio televisado de la humanidad, con los ríos de sangre de niños, mujeres, ancianos, mártires y héroes del pueblo palestino.

1947. Doce masacres en villas, aldeas y ciudades, asesinato de todos los integrantes de la importante familia Raschid Abilaban (Jaifa, julio) y bombardeo sobre civiles en Jerusalén (diciembre).

1948. Diecinueve masacres en villas, aldeas y ciudades; bombardeo del hotel Semiramis en Jerusalén (enero), destrucción de dos edificios gubernamentales en Jafa y uno más en Jaifa (enero/febrero), y asesinato del conde francés Folke Bernardotte, mediador de la ONU para el conflicto.

1951. Masacre en la Villa de Sharafat (febrero).

1953. Masacre en la Villa Qubiya (octubre).

1956. Seis masacres en villas, aldeas y ciudades.

1966. Masacre en Al Sammout (noviembre).

1970. Masacre en la fábrica de Abuzáabal y la escuela de Bahr Al Bakar, Egipto (abril).

1975. Masacres en Altharoun (Líbano) y Kawnin (octubre).

1976. Masacres en la Villa de Hanin y Bint Jbeil (octubre).

1978. Masacre en Abbasieh (marzo).

1981. Masacres en las áreas residenciales de Saida y Fakhani, y una más en Beirut, Líbano (abril/julio).

1982. Masacres en los campos de refugiados de Sabra y Chatila (junio, Líbano), y una más en en Jibsheet (marzo).

1984. Masacre en la mezquita de Sohmor (septiembre).

1985. Seis masacres en villas y aldeas (marzo/abril).

1986. Dos masacres en villas, aldeas y campos de refugiados (agosto/diciembre).

1987. Masacre en el campo de refugiados de Ain Al-Hillwee (diciembre).

1990. Dos masacres en villas y aldeas (mayo/julio), y dos más en las mezquitas de Al Aqsa (octubre), y en la de Ibrahim (Hebrón, diciembre).

1994. Cinco masacres en villas y aldeas (febrero/agosto), y atentado a un autobús escolar en Nabatiyeh (marzo).

1996. Cinco masacres en villas, aldeas y la ciudad de Jerusalén, y masacre en el refugio de la ONU al sur del Líbano, donde soldados de Fiji y 160 civiles eran protegidos por la ONU y fueron fusilados (abril/septiembre).

1998. Dos masacres en aldeas y villas (marzo/diciembre).

1999. Masacre en Beirut (junio) y en Bekaa (Cisjordania, diciembre).

2002. Masacre en el campo de refugiados de Jenin (abril).

2006. Masacre en Khana (Líbano, junio).

2008. Masacre en Gaza (misión Plomo Fundido, diciembre).

2012. Masacre en Gaza (misión Pilar Defensivo, noviembre).

Las incesantes ordalías de sangre y terrorismo contra los palestinos fueron ejecutadas por los fundadores y primeros ministros de la entidad neocolonial creada en 1948: David Ben Gurion, Moshe Sharett, Levi Eskhol, Yigal Alon, Golda Meir, Isaac Shamir, Isaac Rabin, Shimon Peres, Menahem Beguin.

Hasta ahí, los guerreros históricos del sionismo, siendo el actual presidente Peres el único que los sobrevive. Y a partir de 1996, personajes aún más fundamentalistas y corruptos se apoderaron del Estado neocolonial: Benjamin Netanyahu, Ehud Barak, Ariel Sharon, Ehud Olmert, incluyendo recién llegados, como el nazisionista Avigdor Lieberman, quien antes de emigrar a Israel, trabajaba de matón en una discoteca de Moldavia (1979).

En consecuencia, se entiende por qué a los políticos de Tel Aviv (apoyados en estos días por 84 por ciento de la sociedad israelí) se hallan poco y nada interesados en la creación de un Estado palestino libre y soberano que, para empezar, los haría desfilar frente a la justicia por crímenes que Abraham, su Dios, no se atrevería a perdonar.

Noviembre 28 de 2012