En Chihuahua se perpetraron una de cada cinco ejecuciones cometidas durante el calderonato.

 De los 83 mil 191 asesinatos dolosos atribuidos al crimen organizado que hubo en el país durante el gobierno de Felipe Calderón, 16 mil 467 se consumaron en Chihuahua. Y el 98% de ellas quedaron en total impunidad. Así lo declara el presidente estatal del MORENA en Chihuahua, Víctor Quintana, a partir de los datos de la Fiscalía General del Estado aparecidos en el Semanario Zeta, de Tijuana, publicados el 23 de noviembre.

A los Cuatro Vientos

Chihuahua ocupa un terrible primer lugar en el número de ejecuciones, si bien durante 2012 parece que el estado de Guerrero empieza a superarlo. El 19.7% de los homicidios dolosos atribuidos al crimen organizado tienen lugar en esta entidad norteña. Después de los 16 mil 467 asesinatos atribuidos al crimen organizado en Chihuahua, figura en un distante segundo lugar el estado de Sinaloa, la “meca de los cárteles” con 7 mil 954 y luego el estado de Guerrero, con  7 mil 313.

 “Si bien la principal causa de la escalada de ejecuciones radica en la equivocada política de la llamada “guerra contra las drogas” de Felipe Calderón, el hecho de que Chihuahua se lleve por más del doble al estado que le sigue en este rubro, revela que las administraciones estatales también contribuyeron a esa elevada tasa de homicidios dolosos por la manera como enfrentaron el problema y la casi absoluta impunidad (98%) en que permanecieron”, opina el dirigente del MORENA en la entidad.

Víctor Quintana, dirigente de MORENA en Chihuahua.

 Ante esto urge cambiar de fondo la política contra el crimen organizado, reconocer lo equivocado de la estrategia empleada estos últimos seis años, tanto por el gobierno federal, como por los gobiernos estatales, concluye el dirigente estatal del MORENA. Chihuahua no tiene por qué seguir marcado por el farol rojo de los asesinatos y de la sangre.