Amnesia, en el Ayuntamiento de Ensenada

El Ser humano que promete todo es seguro que no hará nada y cada uno que prometa demasiado se encuentra en peligro de utilizar medios diabólicos para llevar a cabo sus promesas. Así,  está ya en el camino de la perdición.

Carl Jung

Javier Cruz Aguirre / A los Cuatro Vientos / Reportaje

Fácil a la promesa, Enrique Pelayo Torres enfrenta su último año de gobierno con un delicado rezago en el cumplimiento de sus compromisos de campaña, que presagia para él la obtención de un destacado sitio en la historia política de Ensenada en el rubro de los más malos gobernantes del municipio más grande de México.

La falta de cumplimiento a su palabra comprende un amplio abanico de temas en asuntos relacionados con la transparencia y la rendición de cuentas, la eficiencia y la austeridad administrativa, el uso racional de los recursos patrimoniales de Ensenada, la tolerancia y la participación ciudadana, así como la cobertura de obra pública indispensable para el bienestar de los habitantes del municipio.

Y en temas tan delicados como el combate a la corrupción y a la impunidad de las pasadas administraciones municipales panistas, Pelayo Torres simplemente no destaca ni da color.

De hecho, su acción ejemplar en el cierre de las instalaciones de la empresa trasnacional Sempra Energy con base a las irregularidades cometidas por el consorcio californiano durante su etapa de instalación en el paraje Costa Azul –con un permiso municipal de uso de suelo ilegal y la carencia de una zona de amortiguamiento para su planta de mil millones de pies cúbicos diarios de capacidad de procesamiento-, es hoy una deleznable caricatura que se volvió en contra suya.

El reportaje completo lo puede leer en la siguiente liga:

http://www.facebook.com/RevistaReportaje