Ensenada, sin política pública a favor de la conservación de su patrimonio

Por la falta de una política cultural comprometida con la ciudad de Ensenada, los habitantes de la ex cabecera política de Baja California están en peligro de perder hasta el 80 por ciento de su legado histórico-cultural original.

Javier Cruz Aguirre / A los Cuatro Vientos

6 de junio de 2012.- Esto porque el ayuntamiento obstaculiza y enturbia el proceso de rescate del legendario edificio que ocupa el Archivo Histórico de Ensenada: el Mercado Municipal (a la izquierda, en etapa de construcción), inmueble que el año pasado se catalogó como Patrimonio Histórico de Baja California.

También porque el gobierno de Ensenada retrasa la posibilidad de hacer crecer físicamente al archivo y se niega a dotarlo de equipo electrónico con el cual profesionalizar la operación y los servicios que presta a los usuarios.

Paradójicamente, mientras la Presidencia Municipal niega apoyos al Archivo Histórico para comprar las herramientas tecnológicas que éste necesita con urgencia, mantiene en secreto la desaparición de equipo de cómputo en el inventario del Comité de Planeación para el Desarrollo del Municipio (Copladem).

De acuerdo con información que proporcionaron empleados del Copladem, confirmada con funcionarios estatales de la Procuraduría General de Justicia del Estado (Pgje) en Ensenada y con consejeros de los Subcomités sectoriales del Comité, el equipo que “desapareció” consiste en al menos tres computadoras nuevas, entre ellas una laptop, y dos proyectores electrónicos -también conocidos como “cañones”-, con un valor mínimo de 45 mil pesos.

Se trata de componentes electrónicos que el Ayuntamiento de Ensenada adquirió el año pasado con recursos del Ramo 33 –acción no permitida por la normatividad del Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social Municipal-, y que fueron sustraídos de la bodega del Copladem en la segunda semana de mayo pasado.

“La Sindicatura ya esta enterada del asunto y hasta donde sabemos está tomando declaraciones a los trabajadores para fincar responsabilidades. Hasta hoy –jueves 31 de mayo al mediodía- no se ha presentado ninguna denuncia formal en el Ministerio Público”, indicaron funcionarios de la PGJE que conocen de los hechos.

Por su parte, consejeros de cuatro subcomités sectoriales confirmaron que el equipo efectivamente “desapareció” y que desde mediados de mayo pasado personal del Copladem reportó el faltante a los miembros del Comité.

“Hay versiones de que el equipo se llevó a las oficinas del PRI (Partido Revolucionario Institucional) para la campaña”, dijo uno de ellos.

Otro comentó que una vez que se denunció la desaparición, “las computadoras y los cañones se devolvieron, pero no eran los originales, sino equipo más viejo”, por lo que la investigación de la Sindicatura continúa.

Y EN CULTURA, PURAS CARENCIAS

Mientras tanto en el Archivo Histórico de Ensenada, que es el organismo encargado de recolectar información de valor histórico para la localidad con el fin de protegerla, conservarla y difundirla para preservar la memoria real de su gente, todo es penuria.

Los historiadores Francisco Núñez Tapia –encargado del Archivo- y Manuel Guillén Guillén (en la foto de arriba, a la izquierda y al centro, respectivamente), enumeraron los principales retos de la dependencia municipal, que el pasado 31 de mayo celebró cinco años de su fundación,

-¿Qué falta de manera urgente en el Archivo Histórico de Ensenada?

(Manuel Guillén) “Tenemos dos urgencias básicas. La primera es la cuestión del espacio, que en verdad ya nos tiene rebasados. Necesitamos con urgencia mayor espacio. Dentro del Mercado Municipal hay locales que pueden servir para la ampliación, por lo que hacemos un atento llamado a la Presidencia Municipal para que nos apoye.

“Se ha dicho de manera extraoficial que el inmueble no se va a vender, que no se usará para construir estacionamientos ni nada por el estilo, por lo que pedimos que nos atiendan y que valoren el proyecto que hemos presentado para dar un aprovechamiento integral a todo el inmueble en materia cultural, y específicamente para el acondicionamiento del Archivo Histórico.

(Francisco Núñez) “El espacio es primordial. ¡Ya no cabemos! Para la presentación del informe de aniversario prácticamente nos tuvimos que amontonar. Nos tenemos que expandir y ya que el edificio es municipal nosotros podemos crecer sin ningún costo adicional para el ayuntamiento. La inversión se haría en la remodelación del o de los locales que se irían a ocupar”.

-¿Cuántos locales pueden ustedes ocupar?

(Francisco) “Mire, tenemos tres locales desocupados junto a nosotros: Uno del lado izquierdo y dos del derecho. Ahí nos extenderíamos muy bien, pero necesitamos también el apoyo de la ciudadanía para que el gobierno municipal nos de acceso a esos locales y los reacondicione para dar un mejor servicio.

-Sabemos que tienen más de un año solicitando esos locales al gobierno municipal. ¿Les han dicho por qué nos los proporcionan? Con ellos el archivo aumentaría en más del 100 por ciento su espacio, ¿no?

(Manuel) “Ha habido mucho hermetismo. Se han publicado diversas notas en los periódicos locales respecto a la duda de a qué se va a destinar este inmueble. La gente y los medios tienen esa preocupación por los locatarios que han sido desalojados, pero no por la función que cumple el archivo.

“Por eso estamos impulsando el rescate del edificio, pero el alcalde (Enrique Pelayo Torres) no ha dado una postura clara y precisa respecto a ese proyecto. Lo único que ha mencionado, y esto a los medios de comunicación, es que el mercado municipal no se va a vender y que se busca restaurar para un reúso, que hay varios proyectos que esta valorando, pero no hay nada claro todavía de su parte.

El problema es que no ha habido un involucramiento real de las autoridades y tampoco nos han incluido a nosotros. La última vez que estuvieron aquí fue hace tres meses. También han venido algunos elementos de Infraestructura Urbana a tomar medidas, a hacer algunas fotografías, a decirnos que sí nos van a apoyar, que ya nos van a dar el visto bueno, pero lo cierto es que Enrique Pelayo (en la foto de abajo) no ha adoptado oficialmente una postura”.

-¿Ustedes conocen los proyectos que el ayuntamiento supuestamente está analizando?

(Francisco) “El de nosotros lo presentamos finalizando el año 2010. Se trata de una propuesta para convertir el mercado municipal en un Centro Cultural Integral, figura que esta en el Plan Municipal de Desarrollo de esta administración y en los planes de desarrollo urbano del IMIP (Instituto Municipal de Investigación y Planeación)”.

Al respecto, la línea de acción número 2.6.5.1.4 del Plan Municipal de Desarrollo 2011-2013, relativa a la creación de infraestructura para la actividad cultural de Ensenada, textualmente indica:“Recuperar el edificio del  antiguo mercado municipal, como patrimonio cultural y sede del Archivo Histórico de Ensenada, con recursos materiales, recursos humanos, fondos, acervos y tecnología”.

De acuerdo con Francisco Núñez, en el Centro Cultural funcionaría la Hemeroteca de la ciudad, servicio que el Archivo Histórico absorbió este año pese a los aprietos de espacio, presupuesto y recursos humanos (dos investigadores y una secretaria) que tiene.

“También se incorporaría una Fototeca, una Galería de Arte, aulas para talleres, el Archivo Histórico, una sala de lectura, un área de venta de libros y arte, así como una cafetería y una zona de exposición y presentación de espectáculos culturales.

“Parece que al principio en la administración sí hubo entusiasmo con nuestra propuesta, pero de repente todo quedó detenido. De ahí en fuera no conocemos otros proyectos”.

-¿No se les toma en cuenta?

(Francisco) “Quisiéramos estar mas informados e involucrados. La verdad no queremos que nos ganen los otros locales porque nos urgen, nos hacen mucha falta para dar un mejor servicio, tener instalaciones de primer nivel y no quedarnos atrás de Tijuana y Mexicali”.

-Y respecto a equipo de cómputo, de uso de tecnología, ¿cómo esta el archivo?

(Manuel) “Ese es el segundo problema que queremos destacar. Nos urgen aparatos electrónicos como una laptop, mínimo dos terminales de cómputo para los usuarios, una videocámara para impulsar el proyecto de Rescate de Historia Oral, una computadora con capacidad suficiente para crear una red interna de usuarios, uno o dos escáner grandes que nos permitan digitalizar incluso periódicos”.

(Francisco) “Estamos hablando de equipo de cómputo básico, que no cuesta mucho, pero aun así nos han negado el apoyo económico. Fíjese, en muchas ocasiones que requerimos discos duros extraíbles para tener respaldos tampoco los hemos podido conseguir.

“El escáner que tenemos es prestado y hemos puesto dinero de nuestro propio salario para sacar algunas cosas que nos urgen en materia de fotografía y grabación de audio y video digital, impresoras con capacidad suficiente para el servicio y trabajo que prestamos, es decir que sea impresora y no copiadora, que de hecho tampoco la tenemos. Cuando necesitamos servicio de fotocopiado para un usuario, batallamos mucho con el equipo que tenemos y la verdad le quedamos debiendo a la persona.

-¿Qué inversión requiere hacer el ayuntamiento para dotarlos de un equipo que es básico para una institución socialmente tan importante como el Archivo Histórico?

(Francisco) “Menos de 100 mil pesos, más el espacio para instalar y resguardar adecuadamente el equipo porque la zona en donde estamos ubicados –en el Centro de la ciudad de Ensenada, en las inmediaciones de la zona de tolerancia-, no es de las más seguras.

“Por eso queremos que refuercen las instalaciones del archivo antes de que nos proporcionaran este equipo, si es que lo aceptan”

-¿Entregaron al ayuntamiento la cotización del equipo que necesitan?

(Francisco) “Sí, varias veces y por escrito, pero hasta ahorita no nos han contestado. La última vez que les dimos una cifra el presupuesto ascendió a 92 mil pesos.

(Manuel) “Antes les entregamos otro presupuesto de menos de 50 mil pesos, fundamentalmente eliminando los escáner grandes, que son los más costosos pero muy indispensables para el trabajo que hacemos.

(Francisco) “Y hubo otra cotización que se quedó en 43 mil pesos, pero hasta hoy no hemos conseguido nada.

(Manuel) “Bueno, la política es de que todo lo que tenga que ver con el equipo electrónico tiene como respuesta ‘¡no!’

“La última vez que hicimos la petición a través de la Dirección de Educación recibimos apoyo con papelería, y nos dijeron: ‘Bueno, la estantería de metal sí la podemos conseguir, pero lo que es equipo electrónico definitivamente ahorita no, esta completamente vedado para ustedes y para cualquier dependencia”.

(Francisco) “Lo cierto es que en materia de cultura no nos podemos quedar atrás de otras ciudades porque casi el 80 por ciento de la documentación que tenemos es original, por lo que se requiere con urgencia su resguardo porque poco a poco se esta deteriorando.

“Es material que si se pierde, estaremos perdiendo parte de nuestra historia y parte de nuestro patrimonio”.

EL VALOR DEL ARCHIVO

El edificio que ocupa el Archivo Histórico de Ensenada (a la izquierda, a principios del siglo XX) forma parte del Patrimonio Cultural del Estado y posee una rica tradición histórica.

En 1805 el alférez José Manuel Ruiz solicitó el paraje de la Ensenada de Todos Santos y en 1824 la propiedad se traspasó a Francisco Gastélum, quien construyó en ella la primera casa de lo que hoy es la ciudad de Ensenada (en la esquina que forman las calles Gastélum y Tercera, en el Mercado Municipal).

En 1853 la casa de los Gastélum fue ocupada por los filibusteros de William Walker y transformada en el Fuerte McKibbin.

Los cuatro principales objetivos del archivo son: preservar el patrimonio histórico documental de la región; rescatar los testimonios documentales y orales de los ensenadenses; divulgar la  historia entre la población y facilitar su acervo a investigadores, estudiantes y público en general.

Su acervo lo integran una biblioteca, que cuenta con más de mil 600 libros; una fototeca, con más de 10 mil fotografías que se integran en 10 colecciones enfocadas a Ensenada; una videoteca con videodocumentales y conferencias diversas.

En la hemeroteca se puede consultar el Diario Oficial de la Federación (1929-1951), el Periódico Oficial del Estado (1920-1950, el periódico El Vigía (1985-1986, 2007 al presente día) y el diario El Mexicano (1960-1971, 2008 al presente día).

Entre las colecciones documentales están disponibles las de Adalberto Walther Meade, Escuela Justo Sierra, José Luis Fernández Ruiz, Rosa Carolina Méndez de Lecuanda, Óscar Villarino Ruiz, Heberto Peterson Legrand, Hesiquio Treviño Calderón y del Archivo Histórico de Ensenada.

Las actividades internas del archivo incluyen análisis y catalogación de documentos históricos, manejo del archivo en torno a la historia de Ensenada y Baja California desde el siglo XVIII, asesorías a estudiantes e investigadores sobre trabajos históricos, así como manejo y control de la biblioteca del archivo.

Asimismo se hace labor de búsqueda de material en periódicos, libros y revistas; separación temática y cronológica de fotografías de Ensenada desde finales del siglo XIX hasta la actualidad.

Por lo que corresponde a las actividades externas, el Archivo Histórico participa en ferias de libros, eventos culturales y programas de radio y televisión.

Finalmente, ha montado exposiciones fotográficas en diversas instituciones y sus investigadores han impartido múltiples conferencias relacionadas con la historia y crecimiento de Ensenada (A los Cuatro Vientos).